canoa

¿Cómo motivarse? – 3 claves para conseguirlo

Nadie puede persuadir a otro para que cambie. Cada uno de nosotros tiene una puerta de cambio que solo se abre desde adentro. No podemos abrir la puerta de otro, ya sea por argumento o apelación emocional

— Marilyn Ferguson

Si buscas la frase «cómo motivarse» en Google verás un listado de «autocompletar» con variaciones de la misma.

También verás que hay muchas personas que tienen problemas para lograrlo en distintos ámbitos:

Quizás eres una de ésas personas y yo pueda ayudarte a resolver esta incógnita sobre la ciencia detrás de cómo motivarnos.

Búsqueda en Google de "Cómo Motivarse"

¿Qué necesitamos para motivarnos?

Es natural pensar que necesitamos una recompensa para motivarnos. Después de todo, así hemos sido criados: «si haces la tarea, te doy un chocolate«, «si te portas bien, te regalo una consola de videojuego«.

Pero las cosas no son tan simples.

El autor Dan Pink nos explica que las recompensas pueden funcionar hasta cierto punto.

Aunque el vídeo habla del ambiente laboral, me parece que aplicar perfectamente en lo personal.

En el siguiente vídeo animado el autor nos explica que no es gracias al tamaño de la recompensa que un trabajo se hace mejor o peor.

De hecho, llega un punto en el que el tamaño de la recompensa deja de ser importante.

Entonces, si la recompensa no es suficiente ¿cuál es la mejor forma de motivarnos?

El autor lo resume con tres ingredientes. Si no cumples con alguna de éstas claves en lo que sea que te quieres motivar, entonces intenta resolverlo primero.

  • Autonomía
  • Maestría
  • Propósito

Autonomía

Decidir qué, cómo, y cuándo hacer una cosa nos da la sensación de control sobre nuestras propias vida.

Es algo que suele brindar gran satisfacción personal y que motiva más que estar bajo las instrucciones de un tercero.

Si trabajas por tu cuenta, probablemente te resulte más fácil.

Si lo que buscas depende de un tercero, la recomendación es pedir mayor autonomía.

Maestría

La «maestría» es aquello que ganamos mientras aprendemos.

Son las ganas de hacernos mejor en algo bien sea por competitividad o por intelecto.

La maestría suele ser divertida y un poco «dolorosa».

Está muy conectada con la autonomía: sin ella te resultará difícil tomar la decisión de trabajar o hacer aquello que te motiva.

Si alguna vez te aburriste de un trabajo, sabes cómo se siente cuando ya no tienes nada que aprender.

Pro-tip: te recomiendo pasar de operador a pensador, porque alguien que piensa nunca se aburre.

Propósito

Sabernos parte de algo importante suele ser un gran motivador.

Todos queremos contribuir de alguna forma con nuestro entorno.

Supongo que es así como cientos de miles de personas trabajan en wikipedia gratuitamente (17 mil 782 al momento de escribir esta entrada).

Si no tienes un propósito o objetivo, será difícil motivarte. Te recomiendo buscar uno =)

¿Hábitos o motivaciones?

La motivación es lo que te ayuda a comenzar. El hábito es lo que te mantiene en marcha.

Jim Ryun

Muchos confundimos los términos. Suelen estar estrechamente relacionados, pero son diferentes.

Las motivaciones son fáciles, y suelen tener un «premio» intrínseco que perseguir.

Una motivación es el por qué de realizar una acción: trabajo porque así gano dinero que luego puedo usar para comprar cosas.

Los hábitos son difíciles.

Un hábito es una acción que realizamos periódicamente: todas las noches toco la guitarra.

Cuando estaba en bachillerato, estuve cerca de no aprobar matemáticas.

Estaba tan desesperado que desarrollé el hábito de estudiar y hacer ejercicios matemáticos durante 2 horas diarias después de regresar de la escuela. Incluidos feriados y fines de semana.

Ese capítulo de mi vida me demostró que la autonomía, la maestría y el propósito eran importantes para desarrollar nuevos hábitos.

La motivación era pasar el año junto con todos mis amigos de la sección.

El hábito fue estudiar diariamente.

¿Por qué no puedo motivarme?

El conocimiento es el paradigma teórico, el qué hacer y el por qué. La habilidad es cómo hacerlo. Y el deseo es la motivación, el querer hacer. Para hacer de algo un hábito en nuestras vidas, debemos tener los tres.

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

Si tu motivación no es suficiente para mantener un hábito, algo está fallando.

En vez de frustrarte, sería más útil revisar qué está pasando.

Para alguien que comienza a asistir a un gimnasio por primera vez, la motivación puede ser «rebajar 10 kilos».

Pero será difícil asistir a un gym como primerizo si no se tienen ciertos conocimientos sobre el uso de los aparatos, orientación inicial y/o un plan de entrenamiento.

Muchas veces hay agobio al comenzar una o varias actividades en simultáneo.

En lo personal, cuando quiero motivarme y tengo los recursos adecuados puedo avanzar fácilmente. Si estoy bloqueado, lo mejor es buscar ayuda.

Dominando hábitos

La verdad es que el truco detrás de cualquier motivación está en los hábitos.

Por eso, lo primero que te recomiendo es comprar un libro sobre cómo funcionan los hábitos.

Hábitos Atómicos de James Clear es uno de los mejores que hay en el área, y además de data reciente.

Lo segundo es buscar ayuda en el área en el que quieres crear ese nuevo hábito.

Tener una voz que te ayuda en el camino, bien sea con conocimiento o con estímulo, es vital para el proceso.

Si no consigues motivarte después de mucho intentarlo, es probable que no lo quieras tanto.

Como dice James Clear en su libro: es mejor que tengas esa conversación contigo mismo.



Apúntate y recibe mis artículos semanales

  • Construye y cautiva audiencias online
  • Emprende negocios digitales
  • Haz realidad el estilo de vida que quieres


La foto la tomé un bonito día de invierno en la región Lombarda de Italia, más precisamente en Varenna.

48778167591 e85d1e1d1f o

Cómo establecer prioridades

Tener prioridades claras marca fuertemente nuestra vida.

Lamentablemente no tenerlas también.

Cuando comencé a estudiar periodismo, tenía la convicción de que la carrera me brindaría un mejor futuro.

Al mismo tiempo, me contrataron como «Montador HTML» en el que fue mi primer trabajo en una de las primeras grandes startups de Latinoamérica (loquesea.com).

De repente tenía 19 años y estaba ganando suficiente dinero como para vivir solo, comer todos los días fuera, comprarme el ordenador que quisiera, etc.

Pero también tenía una vida miserable, madrugando para poder estudiar algo, trabajando todo el día, yendo a clases nocturnas en la universidad, saliendo de fiesta, comiendo mal y durmiendo poco.

Era evidente que mis prioridades nunca habían sido establecidas. El tiempo era escaso, estaba cansado y no podía hacerlo todo.

Ni me estaba formando como un profesional universitario, ni me estaba forjando una carrera en tecnología.

Paulatinamente fui abandonando la Universidad*.

¿Era lo que quería hacer? Realmente no lo sé.

Es lo que pasa cuando NO TIENES prioridades.

Puedes terminar corriendo como una gallina sin cabeza y sin tener nada que mostrar al final del día.

¿Sabes cuáles son las prioridades para tu vida?

No seas como yo a los 19 años.

La capacidad de establecer prioridades y hábitos que los soporten son los ingredientes principales en la receta del éxito.

El tipo de personas que consigue niveles de excelencia tienen un historial asombroso de mantener el foco en pocas cosas.

Si no tienes un objetivo no tendrás prioridades.

Instrucciones para establecer prioridades

A primera vista establecer prioridades resulta fácil si entendemos que las prioridades se basan en objetivos, no en actividades.

Un objetivo efectivo se centra principalmente en los resultados más que en la actividad.

Stephen Covey – Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

Así que lo primero que tenemos que hacer es identificar muy bien el objetivo que queremos conseguir.


Creo que la mayor parte de las personas coincidirá en que nuestro objetivo tiene que apoyar el progreso de nuestras vidas a largo plazo.

Lo segundo es establecer las prioridades que refuerzan la consecución de la meta.

Por ejemplo: si quieres graduarte (objetivo), tus prioridades estarán centradas en actividades que refuercen la meta final (graduarte).

Esas prioridades en el día a día pueden ser estudiar, ir a la biblioteca, hacer el trabajo de grado, no ir a esa fiesta, etc.

¿Por qué no siempre logramos nuestros objetivos?

Básicamente porque somos humanos.

Estamos inmersos en un complejo sistema que no apoya nuestras aspiraciones: puede que nuestras metas sean contradictorias, tengamos pocos recursos, nuestro entorno no ayude, las situaciones cambian, etc.

Cumplimos diferentes roles que muchas veces se solapan y nos hacen olvidar nuestros objetivos.

Diferenciación de roles

En su libro de los «7 Hábitos de la gente altamente efectiva«, el autor Stephen Covey explica cómo priorizar de acuerdo a los diferentes roles de nuestra existencia.

Entender nuestros roles es importante para no perdernos en el camino a establecer nuestros objetivos.

Por ejemplo, podemos establecer nuestras prioridades de acuerdo a nuestras metas según los diferentes roles que nos toca jugar.

Un par de ejemplos:

  • Area: Trabajo
    Rol: Líder de Ventas
    Objetivo: vender 25 millones de dólares en el 2020.
    • Prioridades
      • Conseguir los 4 vendedores que necesitas
      • Establecer métricas para que ellos cumplan
      • Revisar semanalmente la hoja de ruta de tus vendedores y ayudarlos a conseguir el objetivo.


  • Area: Familia
    Rol: Hija
    Objetivo: Ayudar a los padres a mantenerse emocionalmente estables durante la vejez
    • Prioridades
      • Dedicarles un almuerzo al mes
      • Llamarles 1 vez a la semana
      • Llamarles en fechas importantes

Algunos personajes que han sabido establecer bien sus prioridades

James Clear era un blogger con aspiraciones literarias cuando comenzó a escribir en su blog dos veces por semana en el 2012. El año pasado, su libro «Hábitos Atómicos» (MUY RECOMENDADO) vendió más de 1 millón de copias.

Warren Buffet es uno de esos grandes personajes que ha tenido la capacidad de mantener sus prioridades claras durante décadas. Comprar acciones de empresas que no paguen dividendos son algunas de las prioridades que da al conjunto de sus empresas. ¿El objetivo? Dejar que el interés compuesto haga su trabajo. Hay que notar que el «dejar de hacer» ciertas cosas, también es parte de lo que debemos considerar como prioridades.

Es mejor tener mal aliento que no tenerlo

No te paralices pensando cuál debe ser tu gran objetivo y qué pasará si fallas o ganas. Diviértete y aprende mientras intentas conseguirlo.

Recuerda que existen más probablidades de ganar dinero en la bolsa si compras acciones.

Es absolutamente posible que seas un autor de renombre si te lo pones como objetivo y actúas en consecuencia.

Pero no hacer nada te deja por fuera del juego.


Apúntate y recibe mis artículos semanales

  • Construye y cautiva audiencias online
  • Emprende negocios digitales
  • Haz realidad el estilo de vida que quieres


*Años después me gradué de la Universidad. Mi tesis sobre comunicación digital fue recibida con honores.


Fuentes que inspiraron este post:
Stephen Covey – Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva
Peter Drucker – El ejecutivo eficaz


Foto del metro de Oporto en movimiento – La tomé en alguna estación del metro de Oporto.


LRM EXPORT 690497108626074 20190809 192827809

Invertir Vs. Gastar Tiempo

El tiempo y el dinero son cosas muy diferentes: el dinero lo podemos recuperar. El tiempo no.

Muchos de nosotros vamos por la vida «gastando» nuestro tiempo sin grandes reflexiones.

Mientras crecemos y hasta entrados en la adolescencia, usamos nuestro tiempo de manera totalmente arbitraria.

Respondemos a las exigencias de nuestros padres y profesores sin grandes discriminaciones.

También intentamos llevar el pulso y adaptarnos a lo social.

Nuestras mayores inversiones en estos años son esos lazos que creamos con nuestros primeros amigos y familiares.

Durante la adolescencia comenzamos a tomar decisiones más racionales.

Ya tenemos una mejor brújula para saber con quién queremos pasar más tiempo; en qué tipo de trabajo nos desempeñaremos mejor o qué queremos comer hoy.

Cuando llegamos a la adultez todavía podemos estar apegados a los modelos que nos «chipearon» cuando éramos más jóvenes: perseguimos viejos modelos como ser empleados o trabajar como operadores.

No es hasta la «adultez adulta», después de los 20-25, que tomamos control de nuestras propias vidas y comenzamos a invertir más conscientemente nuestro tiempo: con la persona con la que queremos pasar más tiempo o en la carrera que nos hemos trazado para seguir durante las próximas décadas.

El caso digital

Hay personas que comienzan a escribir un blog o a postear en facebook o instagram sin una misión clara.

Tal vez sólo quieren crear ingresos pasivos.

O ser famosos.

Si ninguna de las dos se hizo realidad ¿se trató de una inversión o un gasto de tiempo?

Objetivos de crecimiento personal sobre otros objetivos

Supongamos que nos ponemos como misión crear «ingresos pasivos» y usamos un año de nuestras vidas intentando lograrlo – con pocos o ningún resultado.

Si no aprendí nada nuevo y terminé frustrado y estresado, entonces sin duda fue una gran pérdida de tiempo.

Si aprendí cosas que me podrán servir para intentarlo de nuevo y mejor, que me hacen más «empleable», o  que me hacen un mejor escritor, fotógrafo o emprendedor, entonces se trató de una inversión de tiempo.

Mi caso

Hace 10 años dedicado al mismo proyecto.

Ha sido una década emocionante en la que he aprendido de las diferentes etapas por las pasé.

Pasé de crear un nicho rentable (con mi guía de Lisboa), a una red con más de 20 guías de viaje a hacer un spin-off (mi última aventura con Viabam Tours).

Ha sido un camino de sangre, dolor y lágrimas.

Durante el camino aprendí a trabajar remotamente como freelancer.

Luego me transformé en emprendedor.

Y con algo de tiempo, tal vez sea inversionista.

Me ha tocado aprender sobre lo más importante de llevar un negocio online:  finanzas,  planes de negocio, estrategias de publicidad, gestión de personal, y un montón de cosas en las que no tenía ningún tipo de expertise.

Con esto no quiero decir que he «invertido» todo éste tiempo en asuntos útiles y productivos.

Han habido muchos fracasos, tiempo perdido, proyectos olvidados, dinero desperdiciado, etc.

Sin embargo, si todo se acabara hoy, éstos 10 años con mi propio proyecto han sido una gran inversión de tiempo con un retorno brutal.

Siento como si hubiera hecho un MBA y además, lo hubiera aplicado a un caso de la vida real.

Poner una orden «Stop Loss»

Pocas veces sabemos de antemano si lo que haremos hará una gran diferencia o si mejorará nuestras vidas en el futuro.

Muchas veces nos quedamos más de lo posible en una relación, un proyecto o un empleo pensando que las cosas mejorarán.

Lo cierto es que si una situación ya se ve mala, es poco probable que se ponga mejor.

Y habiendo tan poco del recurso «tiempo», no es muy buena idea gastar más de lo necesario en ésos asuntos.

Hace poco leí en éste libro de Dale Carnegie un concepto que me pareció perfecto para optimizar nuestro tiempo y toma de decisiones.

El término de «Stop Loss» proviene del mundo de la bolsa y se traduce literalmente en «Detener la pérdida«.

Ejemplo: Supongamos que compras una acción por 50$ creyendo que va a subir en el futuro.

Sin embargo, también puede bajar.

Si pones una orden «stop loss» por 45$ no habrás perdido más de 5 dólares, y pudiste controlar la pérdida en tu inversión.

Es, es pocas palabras, un riesgo controlado. Perfecto para dominar el miedo de comenzar nuevas cosas.

Antes de comenzar a invertir tiempo en algo, estaría muy bien si pudiéramos hacer una orden de «detener la pérdida».

Es decir, tratar de controlar de alguna forma la inversión de tiempo y el retorno que nos da esta inversión en nuestras vidas: más felicidad, más dinero, etc.

Si por el contrario comenzamos a perder recursos, es momento de dejar de perder ése tiempo en nuestras vidas.

Un ejemplo clásico es la adicción al móvil: casi nunca nos dejan algo más que tiempo perdido, con muy poco retorno de nuestra inversión de tiempo.


La foto que abre el post es el Ferry que nos llevó por la región de Hakone en Japón, Primavera 2018. Crédito: Flavio Amiel

cherry blossom 1

Así cumplo mis objetivos (y me siento culpable)

Constantemente siento culpa.

Llego al final del día y siento que no he hecho nada.

¿Te suena?

Me auto-flagelo por despertar todos los días a las 8h30 mientras mis héroes emprendedores se despiertan a las 4h30; por hacer ese almuerzo largo de 3 horas; por ir a ayudar a un amigo; por tener todas esas reuniones programadas y cancelarlas porque me pareció mejor hacer otra cosa.

Me siento muy muy culpable por todas esas cosas, porque pudiera muy bien estar haciendo cosas más “útiles”.

Seguro que te pasa a ti también y no sabes si se trata de una culpa genuina o una exageración.

La respuesta es simple: si estás consiguiendo tus objetivos es una exageración, sino, no.

En mi caso, cuando llega el final de la semana escribo todo lo que he conseguido durante la semana y me siento más tranquilo

¿Por qué? Porque mis prioridades están bajo control y estoy cada día avanzando por conseguir mis objetivos.

He hecho todo lo que debía hacer, y me ha sobrado tiempo para dormir, hablar con mis amigos, disfrutar de mi familia, hacer ejercicio y pasarla bien.

Es en el momento en que me siento culpable pero por otro motivo: por no haber compartido aún con el mundo ésta fórmula.

¿Cómo lo logro?  Fácil. 

Tras años intentando diferentes cosas, finalmente he dado con un toolkit ideal (y ridículamente simple)

Básicamente me concentro en las cosas importantes.

En mis prioridades.

No tengo sistemas complejos. Todo es muy simple.

1

Anualmente tengo 1 o 2 grandes objetivos que quiero cumplir.

De acuerdo a cómo se mueve el año planeo todo por trimestres.

2

Estos trimestres los organizo con «carreras» de tareas que duran 15 días: cada quince días escribo todas las tareas que quiero completar en la próxima quincena y que van a acercarme a mis objetivos.

Generalmente las completo casi al 100%, las que no están listas o quedan pendientes, pasan a la siguiente quincena.

3

Es todo. Así voy hasta que termina el año.

Diría que hace 3 o 4 años que lo hago.

Y me funciona.

Cumplo mis objetivos.


La foto es en Tokio durante el Hanami 2018 (literalmente ver u observar flores, una de las grandes pasiones de los japoneses).

herramientas productivas

10/100 herramientas que te harán muy productivo

Hace poco compré mi primer destornillador eléctrico inalámbrico.

Así como lo lees: en 37 años es primera vez que compro uno.

Lo que pasa es que durante mucho (quizás demasiado) tiempo desestimé el poder de usar las herramientas adecuadas.

Cuando los comparamos lado a lado, esta es la diferencia en términos de tiempo y esfuerzo teniendo la herramienta adecuada vs improvisación o herramientas poco efectivas.

En este caso un destornillador normal (manual) vs un destonillador eléctrico inalámbrico:vsA lo largo de los años que tengo emprendiendo me he dado cuenta que, si una herramienta hace que nuestra vida sea mejor por un factor de 2x, 5x, o 10x, entonces es algo en lo que debemos invertir nuestro tiempo, dinero o esfuerzo.

Con este post pretendo cubrir diferentes herramientas que uso en mi día a día y que además te pueden ayudar a tí.

Recuerda: este post tiene 10 herramientas iniciales. Como no quiero que sea sólo lo que me interesa a mí, al final de esta primera parte podrás votar por la próxima actualización.


10 herramientas con las que automatizo mis negocios digitales

Automatizando Redes Sociales – Buffer

Si no le recuerdo a mi audiencia de mi existencia, probablemente nunca compren mis productos o recomendaciones.

Y buffer es la herramienta con automatizamos las redes sociales de mis diferentes emprendimientos.

Sin embargo, no es la automatización lo que me parece más interesante, sino las métricas, para entender cuáles posts están funcionando mejor y qué productos le pueden interesar más a mi audiencia.

Aquí un ejemplo de parisando.com:

Buffer
261 clicks 😱

Automatizando los boletines electrónicos – MailChimp

La gracia de Mailchimp es que puedes automatizar todos los emails que envías con los «autoresponders» (respuestas automáticas).

Cuando alguien se suscribe a una de mis guías de viaje, entonces recibe un correo con tips útiles para su destino. Cada destino tiene un flujo de correos pertinente.

Lección: envíale a la gente lo que quiere recibir, y verás tu CTR crecer de manera descomunal.

Tenemos una tasa enorme de aberturas (piensa en algo como 70%).

Lamentablemente los autoresponders sólo funcionan en cuentas de pago.

Pero si te suscribes con este enlace, ganarás 30$ para probarlo ( y yo obtendré 30$ para mi cuenta con ellos también =).

Automatizando la recolección de datos – Sumo

Tenemos Sumo instalado en más de 20 webs y usamos básicamente dos de sus herramientas: recolección de emails (conecta con Mailchimp) y sus «mapas de calor» para ver cómo navegan los usuarios nuestras webs.

La instalación toma cinco minutos.

Automatizando el SEO – SemRush

Es una de las herramientas SEO más sofisticadas del mercado.

No pagué por ella hasta que me fue absolutamente necesario. Y no podría estar más contento.

¿Cómo lo uso para automatizar? Cada persona de mi network recibe un reporte semanal que les indica qué palabras claves han subido o bajado de posiciones en Google según el proyecto que están manejando.

Con esta herramienta garantizamos una monitorización permanente de palabras que nos resultan pertinentes, un crecimiento constante y menos «tiros al aire».

Tener esta herramienta significa recibir una dosis de dopamina diaria, al entrar al dashboard diariamente y ver que todas mis webs suben en posicionamiento:

paraiso SEO

Automatizando la monitorización online – Pingdom

Todos mis proyectos webs están conectados a Pingdom. Este es un servicio que te notifica por email/SMS si tu servidor se cae o deja de responder.

No es gratis, pero me he ahorrado un montón de pérdidas con esta herramienta.

Una vez tenía una campaña de publicidad de 200€ durante un fin de semana y recibí un mensaje de pingdom: la web estaba caída. En cinco minutos resolví el problema.

No sólo no perdí mi dinero, sino que me comuniqué con el equipo de mi hosting para que resolvieran el problema y gané el doble de lo que había invertido. Todo gracias a los 15$ que le pago a pingom.

Automatizando pagos – Paypal

El muy conocido paypal tiene dos cosas muy prácticas:

  1. Lo tiene casi todo el mundo (y si no lo tienen al menos saben en qué consiste)
  2. Puedes pedir pagos recurrentes sin tener que recurrir a bancos o desarrollos complejos

Pagos recurrentes: 

Es muy fácil implementar paypal y recibir pagos.

Es así como hemos probado en varias ocasiones si las personas estarían dispuestas a pagar por algún producto o servicio que inventamos.

Es así como me pagan por ebay, después de hacer el maravilloso curso de dropshipping de David Vu (con el que de paso puedo decir que generé dinero desde el primer mes).

Es también como pedimos los pagos recurrentes de nuestros clientes en WpServicios y es sin duda alguna uno de los inventos que ha hecho crecer el comercio online de manera grandiosa.

Además de permitirme crecer como negocio, también me permite tener mi negocio andando: la mayoría de los negocios a los que les pago por productos o servicios recurrentes les pago a través de paypal.

Rara vez he tenido problemas.

Automatizando la gestión de nuestras webs – ManageWP

Si como yo tienes un montón de webs online y usas wordpress en la mayoría, entonces TIENES que tener esta herramienta.

Tan solo la semana pasada una de nuestras guías de viaje en portugués murió. Con un par de clicks restauramos la web en menos de 1 hora.

Además de ahorrarte dolores de cabeza como el que te acabo de contar, con esta aplicación podrás mantener todos tus wordpress al día, ya que el sistema te permite actualizar todos los plugins, versiones de wordpress, etc. con un sólo botón.

Pero creo que lo más importante es que te permite tener un respaldo en la nube desde el cual puedes clonar un site inmediatamente, lo que es perfecto si tu vida económica depende de ésto. También sirve si tienes clientes a los que debes mantenerles las webs. Nunca está demás tener diferentes puntos de restauración.

Pensándolo bien, esta herramienta la debería tener todo el mundo.

Automatizando recordatorios personales y profesionales – Boomerang

Se trata de una extensión  para Gmail.

Esta extensión permite etiquetar correos para que sigan instrucciones.

Por ejemplo, si recibimos un correo con el que no queremos lidiar en este momento podemos decirle a esta extensión que nos lo recuerde en un par de semanas.

También permite escribir un correo con antelación y enviarlo sólo a una hora específica. Muy útil para cuando estoy fuera de casa o en zonas horarias diferentes y quiero que alguien lea mi correo.

Automatizando otras tareas – IFTTT

Su nombre lo dice todo: «IF this, then that». En castellano es algo como «Si esto pasa, entonces haz esto».

Con esta aplicación podemos crear diferentes gatillos para diferentes situaciones.

Por ejemplo: podemos crear una lista de posts que nos interesan para nuestra audiencia.

Una forma de hacerlo sería decirle a twitter que cada vez que le hago «fav» a un tuit, me lo guarde en una lista privada para revisarlo luego con calma.

O incluso, para que se publique inmediatamente a buffer después de hacerle el fav.

Automatizando la facturación – InvoiceExpress

Seguro coincides conmigo en que te encanta facturar.

Pero seguro también coincides conmigo en que «facturar» es una tarea tediosa y aburrida.

Con esta herramienta facturar se convierte en un trabajo semi-manual para mí.

Vivo en Portugal y aquí es necesario enviar todas las facturas mensualmente.

El programa conecta directamente mis cuentas con el servicio tributario del Estado, con lo cual consigo olvidarme del problema y automatizar una de las cosas más aburridas de mi negocio.

 


 

Ahora, a votar…

«¿En dónde están las otras 90 herramientas?» me preguntas.

Y yo te respondo: este post es un trabajo en progreso, y antes de continuar me gustaría saber cuál quieres que sea el próximo post que quieres ver aquí.

gato relajao
Esto es lo que haré cuando este post esté terminado