Skip to main content

De Operadores a Pensadores.

Pasar de ser operadores a ser pensadores es probablemente el cambio de paradigma más importante en décadas. Y debemos adueñarnos de él como si de él dependiera nuestra vida. Porque, de hecho, nuestra vida depende en muchas maneras de esta transición.

Desde que somos pequeños nos gusta pensar que somos diferentes y que por ello somos especiales. Sin embargo, caemos todos en el mismo juego: no queremos arriesgar nuestro status quo, no queremos diferir del pensamiento del grupo, no queremos ser rechazados.

Después de todo queremos pertenecer a algún equipo.

Aunque parezca muy raro, y después de tanto tiempo pensándolo, realmente no queremos ser diferentes. Y así es como nos vamos convirtiendo en operadores: operamos la maquinaria social como nos han enseñado. No arriesgamos mucho. No levantamos la voz para defender nuestros valores. Nos mimetizamos.

Un operador es entonces un individuo que se cuestiona pocas cosas. Tiene en alta estima a cierto grupo de amigos, jefes o superiores donde hay alguno que otro pensador. El resto, como él, son operadores.

Ser un operador no es algo malo. Es simplemente un estándar.

Generalmente no es una elección. Tan sólo sucede.

Todos somos operadores en mayor o menor medida en varias áreas de nuestras vidas.

Sin embargo, si pasamos de ser un operador a ser un pensador, varias cosas pueden cambiar.

Mientras menos control tengas de tu esfera personal y mundo interno más cercano estás de ser un operador.

Puede que aún te estés preguntando: ¿pero de qué habla este tío?

Por eso he elaborado una serie de frases que resumen a un Operador:

  • Un operador es aquel que no toma responsabilidades.
  • Un operador es al que le preguntan “¿qué comemos hoy?” y siempre responde: “no sé, decide tú”.
  • Un operador no actúa sin pedir permiso.
  • Un operador es reemplazable.
  • Un operador hace “like” y comparte contenidos de otros en sus timeline de facebook.

Los operadores además, pueden tener ciertos vicios:

  • Son esclavos de la maquinaria de la intoxicación y la infoxicación
    • Están embobados con redes sociales, televisión, shopping malls y noticias.
  • No gestionan bien sus recursos
    • Generalmente tienen deudas que les cuesta mucho pagar.
  • Se quejan constantemente
    • Le echan la culpa de todo a todos y no hacen nada por cambiar su situación.
  • Gritan en vez de hablar
    • Generalmente porque no tienen argumentos.

Puede que te sientas identificado con algunas de éstas cosas.

Podemos ser las dos cosas simultáneamente: puedes ser pensador en el área de finanzas personales, y también ser un operador en el área de responsabilidades alimenticias de Tu Cuerpo, Inc.

Lo importante ahora es que domines cuántas áreas consigas bajo el esquema de un pensador.

Porque el problema es que el mundo ya no necesita más operadores.

De hecho, los operadores somos tantos, en tantas áreas, que valemos poco.

Es por eso McDonalds es la comida más barata del shopping mall.

Por eso facebook es gratis.

Cuando aceptamos dejar pasar la ocasión y comer en McDonalds nos convertimos en operadores de esta grande maquinaria donde damos nuestro dinero a cambio de nada.

Nosotros somos el producto que mantiene facebook vivo y facturando de manera descomunal constantemente. Sin embargo, no nos pagan por ello.

Queremos ser pensadores porque es un paso importante en el futuro cercano.

Desde el punto de vista humano, el desarrollo de un pensador debería ser su estado natural. Por eso muchos hemos sido pensadores anteriormente (generalmente hasta la adolescencia).

Si no lo recuerdas, aquí un listado recordatorio:

  • Un pensador es aquél que resuelve problemas.
  • Un pensador es el que siempre sabe cuál es el próximo paso. Y si no lo sabe llegará a la conclusión correcta.
  • Un pensador es el que lee, analiza, estudia y saca conclusiones (no vale hacer alguna de las cosas por separado).
  • Un pensador es el que crea significado y lo plasma en su obra de arte.
  • Un pensador que identifica movimientos sin copiar lo que dicen los medios o hacedores / formadores de opinión.
  • Un pensador tiene criterio propio.
  • Un pensador no pide permiso.
  • Un pensador es el que crea sus propios contenidos de manera tal que otros hagan “like” y lo compartan.
  • Un pensador tiene un plan, una visión.

¿Por qué es importante ser un pensador y dejar de ser un operador?

Debido a la inevitable automatización de los empleos, es vital convertirse en un pensador.

El pensador tendrá derecho de palabra antes que un operador, porque los operadores serán máquinas.

El pensador tenderá a ser más feliz, pues se verá realizado en la búsqueda de su propio yo. Cultivar la mente es lo que nos diferencia de otros mamíferos

Cuando somos pensadores entendemos el mundo de una manera más completa.

Una de las cosas más interesantes de los pensadores es que pueden convertir a muchos operadores en pensadores. Sin embargo, si la persona no quiere convertirse en pensador, nada sucederá.

Los emprendedores están “de moda” y son unas pseudo-estrellas del mundo actual (Elon Musk, Warren Buffet, etc.) porque son la evidencia más obvia de por qué es importante convertirse en un pensador: alguien que busca una solución, la piensa, la trabaja, la optimiza, y luego desarrolla sistemas para ser operados por, claro está, operadores.

Los artistas como Banksy pensaron más allá del graffiti convencional, buscaron un mensaje y ayudan a otros operadores a “pensar”. Porque “pensó” nos gusta su arte. Por eso sus obras valen lo que valen. El arte sin fondo no toca a nadie.

Este par de ejemplos que acabo de dar creo que te dan una mejor idea de lo que quiero decir. Pero si a todas éstas aún no entiendes la diferencia, te lo diré en dos líneas:

Para ser un pensador hay que pensar.

Para ser un operador no.

Flavio Amiel

Soy un autodidacta empedernido. Después de 20 años desarrollando negocios online decido compartir todos mis secretos y reflexiones contigo. Puedes leer más sobre mi aquí.