Skip to main content

30 días escribiendo un post por día

Hace poco más de un mes que escribí que terminé el último reto de 30 días. Pero he estado algo agobiado por las noticias de Venezuela y algunas situaciones laborales y personales, y no había podido actualizar más.

Misión: la intención de escribir 30 posts en un mes era sumergirme por completo en la creación de contenidos que sentaran la base para hacer este blog crecer. Además de servir como un trampolín para darme a conocer en ciertos círculos.

Así que desde el 20 de marzo y por 30 días hicimos el reto de escribir 1 post x dia. Digo “hicimos” porque se creó un pequeño movimiento, con entusiastas que compartían las ganas por hacerlo, así que se convirtió en un experimento grupal.

Fue un gran ejercicio que me permitió encontrar temas para mi audiencia, descubrir las áreas en las que me muevo mejor y también las que podrían ser generadoras de ingresos.

Escribir a diario me ayudó a:

  • Identificar mejor a mi audiencia
    • Crear una estrategia de contenidos coherentes
    • Crear las bases para el crecimiento de mi blog
  • Crear una comunidad
    • Primeros fans

Algunos trucos para escribir a diario

Vencer a la resistencia (o auto-sabotaje)
Steven Pressfield cuyo libro “Turning Pro (convertirse en un profesional)” tengo como uno de mis preferidos, le llama a la “resistencia” todo aquello que impide que avancemos en nuestra labor como artistas: procrastinación, pereza, etc. El autor llegó al extremo de vivir como un ermitaño para completar sus primeros libros. Haz lo que tengas que hacer para escribir tu post diario. En mi caso fue pasar menos tiempo viendo redes sociales, dormirme más tarde de lo normal, e incluso dejar de hacer diligencias importantes para poder lograrlo.

Mantener una lista de temas pendientes
En mi caso tengo una lista de post pendientes, muchos de esos en borradores, otros en libretas de notas como los de la foto que ilustra esta entrada. A veces sólo miro ideas escritas, veo lo que más me apetece abordar en el momento y actúo sobre ello. El proceso a veces me puede tomar 30 minutos. Otras veces 3 horas.

Sacar temas de conversaciones de la vida diaria
Los posts más exitosos que escribí (puedes ver la lista en la captura de pantalla abajo) surgieron de conversaciones de la vida real. En el caso del post más leído, me di cuenta que le había explicado el mismo caso a varios amigos a lo largo de los años. Así que pensé que sería muy útil para la audiencia en general.

Algunos números del experimento

En el mes que duró el experimento casi tripliqué las visitas que había hecho durante los tres meses anteriores.

Número de post creados por todos los participantes

  • 198 – (puedes verlos todos online)

Durante el tiempo que duró el reto obtuve

  • 2676 visitas

Día con más visitas (27 de marzo)

  • 416 visitas

Post de mi blog con más visitas durante el experimento

 

Pros y Contras

Una de las ventajas de sumergirnos en esta actividad fue encontrar patrones de comportamiento entre mi  audiencia y sus interacciones con mis contenidos.

PROS

  • Se “calienta” la mano. Después de varios días escribiendo posts seguidos, comenzaron a salir todos muy fluidamente.
  • Es muy fácil encontrar nuevos temas, ya que se van haciendo ramificaciones de lo que hemos escrito, ayudados además por descubrir lo que le gusta a nuestros lectores.
  • Dejas una base para seguir trabajando tu blog en el futuro
  • Identificas rápidamente a tu audiencia

CONTRAS

  • Una de las quejas generales del grupo es que no salían posts con la calidad máxima posible.
    Comentario: me pregunto si escribiríamos al menos tantas cosas / ideas.
  • No hay tiempo para completar las ideas.
  • A veces se escribe por escribir. Quizás una de las peores cosas.
  • Puedes terminar “quemado”. Un poco lo que me pasó a mí, que no quise escribir más, hasta hoy.

Espero que este experimento te haya animado, sino a escribir diariamente, por lo menos hacerlo más seguido para sacar tu blog adelante.


En las próximas horas estaré anunciando mi próximo reto de 30 días. Irá en la dirección totalmente opuesta al último reto.

La magia de los experimentos de 30 días

Mis experimentos de 30 días han sido una potente herramienta para mi propio crecimiento personal.

¿Qué es un experimento de 30 días? Fácil. Se trata de escoger algo que nos resulte difícil, incómodo o totalmente novedoso y anunciar públicamente entre nuestras amistades y familiares, o más notoriamente como yo a través de mi blog, que nos someteremos a ser, hacer u obtener algo durante 30 días.

Luego, es solo cuestión de documentarlo y completarlo.

Una amiga me pregunta por qué lo hago, o por qué me gusta, y aunque no tenía una respuesta preparada, no me resultó difícil encontrarla después de vivir en carne propia la magia de estos “experimentos”.

SI tuviera que dar una respuesta corta, es esta: me ayuda a crecer de una manera que no conseguiría de otra forma.

Para la explicación larga, aquí algunos puntos importantes:

1. Tienes una excusa

Si alguna vez dejaste de hacer algo por “normas sociales”, por pereza o cualquier otro motivo, con los experimentos de 30 días esto desaparece. Al menos durante el período del experimento.

Por ejemplo, tengo la idea de en algún momento hacer un experimento de fotografiar extraños en la calle durante 30 días. Pero me da mucha vergüenza pedir permiso para tomar éstas fotos.

Contarles sobre el reto quebrará esa barrera.

2. Te ayuda con la máquina pensadora

Estar forzado a repetir algo nuevo diariamente te obliga a pensar fuera de la caja y a buscar las maneras más eficientes de hacer las cosas.

Por ejemplo, para este reto de escribir un post todos los días, estoy constantemente pendiente de temas interesantes para publicar.

Estas líneas que escribo son parte de ese proceso. Con la pregunta de mi amiga “¿Por qué hacer retos de 30 días?” surgió la idea de este tema.

Cuando hice el reto de hacer ejercicio diariamente, busqué la manera de hacer ejercicio en la cotidianidad, como caminar hacia todas partes en vez de usar el carro.

3. Apetece más

En mi caso, pensar que estos experimentos son un reto me dan un subidón enorme.

Me inspira el sólo hecho de hacer el reto y completarlo.

Parte del truco para lograr cada uno de estos experimentos es documentar el proceso y mostrarle a otros lo que hago.

Esta presión “social” que me impongo y la idea de completar el reto es lo que me lleva a conseguirlo.

4. Es fácil sembrar un hábito

Tras 30 días repitiendo un ejercicio, es mucho más fácil convertirlo en un hábito.

Pero si te soy sincero, hay retos que no quiero repetir. Sin embargo, son un buen ejercicio para poder entrar en el mismo “espíritu”.

Después de pasar 30 días sin móvil no me resulta difícil entrar en ese “modo” nuevamente, y sin grandes consecuencias. No sólo cuando lo quiero hacer voluntariamente, sino cuando olvido el celular en algún lugar, el estrés que habría experimentado antes, simplemente ya no existe.

Haber aprendido que puedo vivir sin el dispositivo durante 30 días me enseñó a relajarme y a manejar mentalmente la situación.

Incluso, otros experimentos de 30 días (no documentados en este blog), son hoy parte de mi rutina diaria.

5. Cambia lo perfecto por “suficientemente bueno”

En otras palabras, te hace más pragmático.

Cuando abrí el gestor de contenidos para escribir este post, hace 30 minutos, no tenía ni idea de lo que quería escribir.

Sopesé varios temas, planifiqué éste y comencé a redactarlo.

No es perfecto. Podría ser más extenso. Podría tener diez idea sen vez de cinco. Podría llevar más imágenes, enlaces y ideas.

Pero tal como está funciona. Y eso es lo importante.


Si quieres hacer el próximo reto grupal que organizaré, apúntate al mailing.