Skip to main content

Ser Famoso


«En el futuro todos tendrán 5 minutos de anonimato»
Bansky


Estoy aprendiendo mucho con mis últimos experimentos de 30 días.

Además de ser mágicos, me están enseñando cosas que no sabía sobre la tracción y la participación de usuarios.

Confieso que desde hace años he querido tener más tracción en redes sociales. Especialmente en mi twitter. Ser más conocido. «Famoso». Como quieras decirlo.

Todo lo que intenté en el pasado dio pocos o ningunos resultados.

No me extraña, dado que estaba buscando un atajo.

Hoy no me interesa mucho si me sigues en twitter, facebook, instagram o en mi propio blog.

Lo que quiero realmente es saber lo que te interesa. De esta manera puedo comenzar a resolver tus problemas y de paso tener una buena historia para contar.

Este nuevo mundo está hecho de creadores, de makers, de creativos, de putos frikis que lo rompen todo y aún así salen ganando.

Nadie sabe nada. Así que deja la vergüenza a un lado y cuéntale al mundo tu historia.

Con tus errores, tus defectos y tus éxitos.

Hazte famoso

Esa debe ser tu meta: «ser famoso».

Conozco mucha gente que de solo pensarlo ya me dicen, con mucho desprecio:

– «Yo no quiero ser famoso».

Yo me escandalizo.

Y  les pregunto si no quieren ser conocidos por lo que hacen o lo que les gustaría hacer. Es cuando me dicen que sí, y la discusión termina.

Ghandi es famoso. Madonna es famosa. André Agassi es famoso. Ferran Adria es famoso.

Pero los famosos no son lo que son porque buscaron directamente la fama o la fortuna.

Son famosos porque son los más grandes en lo que hicieron. Y hubo gente interesada en lo que hicieron que les dio visibilidad.

Hoy no necesitas el intermediario: no necesitas el periodista, al crítico o al gran medio para ser conocido por lo que haces.

Solo necesitas un blog, una cámara y tu arte.

Hoy tú puedes hacer tu historia.

¿No sabes qué historia contar? ¡Documenta en tiempo real!

A las personas les gustan las historias en desarrollo, y las redes sociales le dan la posibilidad a la audiencia de seguir la tuya de principio a fin.

Sin embargo, hay preguntas que debes hacerte antes de iniciar este proceso:

  • ¿Cuál es tu historia?
  • ¿Qué quieres construir?
  • ¿Cuál es tu misión?
  • ¿Cuál es tu legado?
  • ¿A dónde quieres llegar?
  • ¿Por qué quieres ser conocida/o?

Cualquier cosa que estés buscando alcanzar en este momento es un buen material para tu historia. Hazlo público.

Mensajes claros y presencia en todos los canales que puedas

Retrasé el lanzamiento de este blog durante siete años. SIETE. Sólo porque no tenía claro qué era lo que quería decir, ni idea de a dónde quería llegar, tampoco sabía qué quería hacer ni cuál era la narrativa que quería plantear.

Ya la tengo. Y la estoy documentando. En todos los lugares que puedo. No tengo tiempo que perder, y soy una máquina que destruirá récords hasta alcanzar sus objetivos.

Y hacer este proceso de manera pública es una de las maneras más efectivas que he conseguido de generar tracción. No sólo en redes sociales, sino en este mismo blog.  Y mejor aún, en la vida real.

Además van surgiendo nuevas oportunidades, nuevas amistades, conexiones y  participación de usuarios.

Desde que lo hago, las personas me preguntan constantemente sobre resultados, experiencias y todo tipo de cosas sobre lo que hago. Todos queremos meterle caña a nuestros proyectos.

Sin quererlo incluso, he creado un pequeño movimiento.

¿Cómo puedes hacerlo tú también?

No sé.

Pero si sé.

Hace pocos días un amigo me preguntaba si sería interesante escribir sobre su experiencia haciendo apps.

Pero tenía un «pero». Que no lo podía vender como «vivir de apps» ya que él mismo no vivía de eso.

Le dije que lo hiciera, pero que lo convirtiera en un proceso: que creara una app de cero y le mostrara al mundo cómo hacerlo.

No sé si lo hará, pero creo que es una buena idea.


Si quieres acompañarme en el proceso de convertirme en uno de los top 100 blogs más leídos apúntate a mi mailing a continuación.

La magia de los experimentos de 30 días

Mis experimentos de 30 días han sido una potente herramienta para mi propio crecimiento personal.

¿Qué es un experimento de 30 días? Fácil. Se trata de escoger algo que nos resulte difícil, incómodo o totalmente novedoso y anunciar públicamente entre nuestras amistades y familiares, o más notoriamente como yo a través de mi blog, que nos someteremos a ser, hacer u obtener algo durante 30 días.

Luego, es solo cuestión de documentarlo y completarlo.

Una amiga me pregunta por qué lo hago, o por qué me gusta, y aunque no tenía una respuesta preparada, no me resultó difícil encontrarla después de vivir en carne propia la magia de estos «experimentos».

SI tuviera que dar una respuesta corta, es esta: me ayuda a crecer de una manera que no conseguiría de otra forma.

Para la explicación larga, aquí algunos puntos importantes:

1. Tienes una excusa

Si alguna vez dejaste de hacer algo por «normas sociales», por pereza o cualquier otro motivo, con los experimentos de 30 días esto desaparece. Al menos durante el período del experimento.

Por ejemplo, tengo la idea de en algún momento hacer un experimento de fotografiar extraños en la calle durante 30 días. Pero me da mucha vergüenza pedir permiso para tomar éstas fotos.

Contarles sobre el reto quebrará esa barrera.

2. Te ayuda con la máquina pensadora

Estar forzado a repetir algo nuevo diariamente te obliga a pensar fuera de la caja y a buscar las maneras más eficientes de hacer las cosas.

Por ejemplo, para este reto de escribir un post todos los días, estoy constantemente pendiente de temas interesantes para publicar.

Estas líneas que escribo son parte de ese proceso. Con la pregunta de mi amiga «¿Por qué hacer retos de 30 días?» surgió la idea de este tema.

Cuando hice el reto de hacer ejercicio diariamente, busqué la manera de hacer ejercicio en la cotidianidad, como caminar hacia todas partes en vez de usar el carro.

3. Apetece más

En mi caso, pensar que estos experimentos son un reto me dan un subidón enorme.

Me inspira el sólo hecho de hacer el reto y completarlo.

Parte del truco para lograr cada uno de estos experimentos es documentar el proceso y mostrarle a otros lo que hago.

Esta presión «social» que me impongo y la idea de completar el reto es lo que me lleva a conseguirlo.

4. Es fácil sembrar un hábito

Tras 30 días repitiendo un ejercicio, es mucho más fácil convertirlo en un hábito.

Pero si te soy sincero, hay retos que no quiero repetir. Sin embargo, son un buen ejercicio para poder entrar en el mismo «espíritu».

Después de pasar 30 días sin móvil no me resulta difícil entrar en ese «modo» nuevamente, y sin grandes consecuencias. No sólo cuando lo quiero hacer voluntariamente, sino cuando olvido el celular en algún lugar, el estrés que habría experimentado antes, simplemente ya no existe.

Haber aprendido que puedo vivir sin el dispositivo durante 30 días me enseñó a relajarme y a manejar mentalmente la situación.

Incluso, otros experimentos de 30 días (no documentados en este blog), son hoy parte de mi rutina diaria.

5. Cambia lo perfecto por «suficientemente bueno»

En otras palabras, te hace más pragmático.

Cuando abrí el gestor de contenidos para escribir este post, hace 30 minutos, no tenía ni idea de lo que quería escribir.

Sopesé varios temas, planifiqué éste y comencé a redactarlo.

No es perfecto. Podría ser más extenso. Podría tener diez idea sen vez de cinco. Podría llevar más imágenes, enlaces y ideas.

Pero tal como está funciona. Y eso es lo importante.


Si quieres hacer el próximo reto grupal que organizaré, apúntate al mailing.

 

 

¿Qué hacer cuando el mundo te niega lo que quieres?

Soy siempre el primero en decir que sí se puede.

Normalmente nadie me cree hasta que demuestro que es posible.

Mi gran fortaleza no es la inteligencia, ni mis habilidades, ni mis recursos.

Mi gran fortaleza es la persistencia.

Pero así como soy el primero en creer que sí se puede, también puedo ser el primero en rendirme.

Me rendí cuando no me eligieron en la London College of Communication para el MA de fotografía. Me rendí cuando no me eligieron como escritor de aquél periódico tonto. Me rendí cuando se acabaron los fondos para mi startup.

Pensaba que no podría intentarlo: que mi carrera como escritor, fotógrafo o emprendedor había muerto.

Pero cada vez que me rendí, hubo un proceso que me obligaba a ponerme de pie nuevamente.

Hoy vivo de escribir.

Lentamente me sigo desarrollando como fotógrafo.

Mi startup sigue viva y creciendo.

Soy la persistencia en acción.

Pero no fue fácil. Y es un proceso doloroso.

Cuando te digan que no, ignóralos

El mundo tiene todas estas entidades arbitrarias o históricas en las cuales debes «entrar» para ser parte de la rueda.

Fuck that

Por un tiempo presté atención a ese mundo. Hasta que me di cuenta que yo era mejor que ellos, porque había entendido algo que ellos no.

Mi generación nació y creció con una dicotomía muy bestia. Debíamos ser ciudadanos universitarios, éticos, buscando crear nuestra obra de arte diaria. ¿Y qué nos encontramos después? Un mundo con un trabajo de mierda para nosotros. Un lugar donde son más importantes los volúmenes que la calidad de lo que hacemos.

No es un mundo del que me interese ser parte.

Quiero hacer lo que me apetezca, de la mejor manera posible y con la mejor calidad con los recursos que tengo a mano.

Si no puedo hacerlo, entonces ¿para qué jugar a ese juego?

Crea tus propias reglas

Toma una hoja y escribe todo lo que quieres ser, hacer o tener en los próximos años y desarrolla un plan para lograrlo.

Persiste y cree en tí.

Demuéstrales a ellos que están equivocados.

Eres más valiosa/o de lo que ellos piensan.


¿Te ha negado el mundo algo que te mereces? Cuéntame en los comentarios cómo te vas a ganar ese lugar sin recurrir a ellos.

 

Estoy creando una startup con la ayuda de TED, Seth Godin, Derek Sivers y Tim Ferris

Desde principios de enero comencé un experimento: mi blog personal es una «startup».

Es decir, en los próximos 12 meses, seré una especie de hombre-orquesta haciendo que este medio sea útil para ti.

Para hacerlo, voy a usar algunos de los pasos recomendados de 3 líderes que admiro mucho: Seth Godin, Derek Sivers y Tim Ferris.

Son personas con las que además he tenido la oportunidad de interactuar algunas veces (online), y aunque ellas no lo saben, son mis mejores amigos (je, je).

Estos son los consejos que utilizaré.

1. Crear un movimiento

Derek Sivers, en su video de Ted «Cómo empezar un movimiento«, nos recomienda lo siguiente:

  • «Lo primero, lo sabéis, un líder necesita coraje para sobresalir y ser ridiculizado. Pero lo que él hace es fácil de seguir. Aquí está su primer seguidor con un papel crucial. Va enseñar a los demás como seguir.»

  • (el primer seguidor) es una forma subestimada de liderazgo en sí mismo. Hace falta valor para sobresalir así. El primer seguidor es quien transforma a un chiflado solitario en un líder.

  • Y aquí viene un segundo seguidor. Ya no es 1 chiflado solo, ni 2, 3 es multitud, y una multitud es noticia.Un movimiento debe ser público. Es importante, no sólo mostrar al líder, sino a los seguidores porque uno ve que los nuevos seguidores emulan a los seguidores, no al líder.

Y me expongo de la forma más cruel y con la que muy probablemente quedaré en ridículo durante las próximas semanas, hasta que un seguidor (sólo es necesario uno) tenga el coraje de repetir la experiencia.

Para ser parte de esto:

  1. Crea un post en tu blog o actualización en redes sociales diciendo 3 recomendaciones de 3 personas que admires y que usarás durante el 2017
  2. Usa el hashtag #CrearUnMovimiento

2. Voy a ser una vaca púrpura (traducción: voy ser diferente)

Seth Godin, el marketero más conocido del mundo, alcanzó reconocimiento global como tal con su libro La Vaca Púrpura: diferénciate para transformar tu negocio (enlace de afiliado).

En este vídeo TED, Godin explica muy brevemente y con múltiples ejemplos cómo se expanden las ideas. Yo voy a intentar que la idea de #CrearUnMovimiento se expanda. Si no funciona, intentaré con otras en el futuro. No será difícil con el consejo de Seth.

Si te da pereza ver el vídeo, te cuento rápidamente de qué va lo de la vaca: las ideas se expanden siendo diferentes y encontrando a su audiencia adecuada.

Hablando sobre por qué nadie habla sobre vacas «normales», Seth Godin dice:

  • Pero si la vaca fuera violeta, ¿no sería ese un tremendo efecto especial? Si la vaca fuera violeta, te asombrarías por un rato.
  • Quiero decir, si todas las vacas fueran violetas, te aburrirías de esas también. Lo que hará que se decida de que se habla, que se hace, que cambia, qué se compra, qué se contruye, es, «¿es esto notable/diferente?«
  • Y notable/diferente, es una palabra interesante porque significa elegante, pero también significa, algo sobre lo que vale la pena hablar. Y es esto la esencia de hacia donde esta yendo la expansión de las ideas.

Desde hoy decido aceptar todas las cosas raras que tengo en la cabeza y exponerlas (como este post).

3. El miedo será mi guía

A lo largo de décadas he arrastrado diferentes miedos conmigo. Algunos de ellos totalmente irracionales, como el miedo a las alturas. Algunos con orígenes en mi niñez. Otros con orígenes en la experiencia: en la escuela, en el amor, en los negocios, etc.

Tim Ferriss, en su Ted Talk «Elimine el miedo, aprenda cualquier cosa» nos da una gran conclusión sobre el miedo:

  • El miedo es su amigo. El miedo es un indicador. Algunas veces demuestra lo que no debería hacer. Más a menudo demuestra exactamente lo que debería hacer.
  • Y los mejores resultados que he obtenido en la vida, los momentos más agradables, se han derivado todos de hacerme una simple pregunta.
  • ¿Qué es lo peor que podría suceder? Especialmente con miedos adquiridos durante la niñez. Tome la estructura analítica, las capacidades que tiene, aplíquelas a viejos temores. Aplíquelas a grandes sueños. 

La verdad es que si no usamos la estrategia adecuada, el miedo nos paraliza.

Durante el desarrollo de este blog-startup utilizaré el miedo para ir hacia adelante.

Cualquier idea que beneficie mi crecimiento personal, el de mi blog o el de #CrearUnMovimiento será puesta en independientemente de lo que signifique para el status quo.

Nota: este es un consejo sigo desde hace algún tiempo, especialmente con mis retos de 30 días.

En Enero, por ejemplo, estaré 30 días completamente desconectado del teléfono móvil.

A dos semanas de empezar el experimento mi productividad ha aumentado de manera increíble, pero estuve años con miedo de dejar el móvil de lado por temor a tener problemas con mis clientes (cuando era freelancer) y últimamente con temor de problemas técnicos en mis docenas de proyectos online.

Esta nueva productividad y la cantidad de horas que tengo ahora, me están sirviendo para llevar adelante este blog.