Skip to main content

¿Cómo cambiar los vicios digitales por hábitos productivos?

Cuando nuestros hábitos digitales se convierten en un obstáculo en nuestra vida personal o profesional, entonces es hora de cambiarsignifica que nuestros hábitos se han convertido en un vicio.

Uno de mis mayores vicios era revisar las métricas de google analytics constantemente.

El problema con este “hábito” es que no estaba logrando nada revisándolas 2 o 3 veces (o más) al día.

Sólo estoy leyendo un listado infinito de números, palabras claves y fuentes de tráfico que no me aportan nada per se.

Los hábitos digitales pueden convertirse en un vicio

Puede que no tengas el mismo vicio.

Tal vez tengas otro más normal: el e-mail, facebook o instagram.

El problema de la economía del click es que nos está convirtiendo a todos en manipuladores y manipulados  (tanto a los que consumimos como a los que creamos contenidos).

Los que creamos queremos que nos lean.

Los que consumimos queremos ser entretenidos infinitamente.

Si quieres entender el proceso psicológico-cognitivo con el que nos enganchan a las diferentes aplicaciones web y mobile, te recomiendo echarle un vistazo al film “hypernormalization“.

El autor de este film nos explica su teoría: desde los años 70s, diferentes gobiernos, empresas y tecnólogos decidieron “eliminar” el mundo real para construir uno falso a través de los medios tradicionales en un principio e Internet después.

La idea es que resulta mucho más fácil mantener este “mundo” estable, que el mundo “real.” ¿El origen de toda la idea? La fallida Unión Soviética (recomiendo ver “Good Bye, Lenin!” para entender mejor esta idea)

El punto es: yo no sé cómo te sientes frente a esta avalancha de información que no va a detenerse nunca más. Pero sí sé cómo me siento yo: frustrado, cansado y desesperado.

Es por eso que mi primer reto de 30 días de este año fue estar durante 30 días sin usar el móvil, que es donde más tiempo de ocio paso durante el día.

¿Por qué ésto específicamente? Porque no quiero saber nada de la visión sesgada de nadie. Mucho menos las noticias falsas (que son un gran negocio). Después de todo, la única “verdad” es que el mundo nunca ha sido un lugar mejor. En serio.

¿Cómo resolví mi vicio digital?

Luego de observar mi comportamiento decidí que sería mucho más útil si consigo revisar esas métricas y actuar en base a lo que veo, en vez de romper mi concentración en el mundo real para ver algo con lo que no estoy haciendo nada.

Así que tomé las siguientes medidas desesperadas para no ver Google Analytics como un desquiciado:

  • Contraté una herramienta: Semrush
  • Programé reportes semanales de cada una de mis webs, que son enviados automáticamente por la herramienta.
  • Copié en el correo a varias de las personas que trabajan conmigo
  • Una o varias veces por semana reviso los reportes y creo tareas basado en lo que veo.

Ya no reviso las métricas en el móvil (al menos no tanto).

Ahora tengo más espacio mental, pero sobre todo, soy productivo.

¿Hay vicios digitales en tu vida? ¿Cómo los puedes convertir en hábitos productivos?

La idea para deshacernos de cualquier vicio es desaparecerlo de tu vista.

En mi caso, eliminé durante dos meses la aplicación de Google Analytics de mi móvil.

Introduje otros hábitos en el momento de ver las métricas (usualmente por las noches).

En vez de ver las métricas comencé escribir.

Como ahora, que escribo este post en vez de estar viendo las métricas.

WIN!

El proceso

  • Saca el vicio de tu alcance: Si tu vicio es facebook, elimina la app del móvil o deja el teléfono fuera del cuarto.
  • Reemplaza por un hábito productivo: Cada vez que tengas ganas de ver el teléfono recuerda hacer lo “productivo” que debes hacer.
  • No descanses hasta lograrlo: Sigue, hasta que lo logres.

No te dejes interrumpir ni te interrumpas a ti mismo

Internet nos está sirviendo a muchos para crear nuestros propios mundos utópicos: trabajar donde y cuando queremos; ser nuestros propios jefes; conectar con las personas que les gustan las mismas cosas que a nosotros, etc.

Pero tiene un costo: la interrupción y el ruido.

Somos constantemente bombardeados por algoritmos que nos envician. Nuestra mente es débil.

Así que si te sirve de consejo: tómate en serio el consejo de construir tu propio mundo utópico.

Tan solo tienes que marcar tu territorio.

No aceptes interrupciones en tu vida.

Pero sobre todo, no aceptes nada que te haga actuar como un autómata.

Flavio Amiel

Soy un autodidacta empedernido. Después de 20 años desarrollando negocios online decido compartir todos mis secretos y reflexiones contigo. Puedes leer más sobre mi aquí.