Skip to main content

10 cosas que aprendí de la naturaleza este fin de semana

Este fin de semana, como te contaba en “diseñando un nuevo estilo de vida“, tuve la oportunidad de estar en pleno contacto con la naturaleza en el Parque Nacional Peneda Gêres, un parque protegido en Portugal.

De este paseo quiero apuntar varias cosas sobre la naturaleza para mi propia referencia. Las dejo en mi blog porque quizás te puedan ayudar a recordar cosas olvidadas.

∑Estas son las 10 cosas que aprendí de la naturaleza durante este fin de semana.

1) La comida sabe muy bien
Tu cuerpo está pidiendo energía a gritos. Y hay que dársela. No importa si es un pedazo de pan, una lata de atún o un vaso de agua. Todo sabe increíblemente bien. No hacen falta resaltadores de sabor.

2) Duermes como un bebé
Estoy convencido de que alguien con problemas del sueño debe pasar unos buenos días haciendo actividades al aire libre para retomar su ciclo natural sin medicinas.

3) Entras en contacto con tu verdadero yo
Los tres posts que escribí durante estos días fuera de casa fueron los que me salieron más rápidos y auténticos. Fueron estos:

4) Resuelves conflictos internos
No soy una persona religiosa. Y el contacto con la naturaleza es mi “sustituto” de la espiritualidad. Tengo meses pensando en cuál sería un posible hobby para mejorar mi higiene digital. Mi conflicto siempre ha sido buscar un hobby que se “acople” a mi día a día. Después de este paseo, creo que no importa mucho cómo lo logre, pero trekking y fotografía son el camino.

5) Aumenta la creatividad
Cuando estamos en una situación de “tiempo muerto” en la ciudad normalmente recurrimos al móvil. Pero hay tantos elementos con los que jugar en la naturaleza que resolverás hacer otras cosas. Eso seguro.

6) Trabajas la paciencia
La naturaleza se toma su tiempo para todo. Por ejemplo: si hoy está lloviendo probablemente necesites esperar hasta mañana para ver el sol. Así que necesitarás paciencia para lidiar con los elementos y hacer lo que quieres hacer.

7) Conectas con los tuyos
Si te sientes desconectado de tu pareja, o algún familiar, llévatelos un día a la naturaleza. La comunión con un lugar natural, la realización de actividades especiales (o diferentes) y la convivencia en circunstancias a veces pocos favorables, te ayudan a crear o renovar lazos afectivos. En la naturaleza hay que trabajar en equipo. Esto ayuda mucho.

8) Se acaban las prisas
En la naturaleza no hay prisas. Las distancias son largas, los caminos difíciles y las sensaciones intensas. Hay que hacerlo todo con calma. Hacer las cosas con prisas sólo te mataría más rápido.

9) Es un anti-estrés
Estar en contacto con la naturaleza es mi relajante 100% natural. Es el equivalente a irse de vacaciones e ir al gimnasio al mismo tiempo.

10) Todas las respuestas están en la naturaleza
Todo lo que nos rodea tiene un símil en la naturaleza. Nuestra casa es un árbol o una cueva. Nuestra tele son las pinturas de Altamira. La radio son los cuentos de nuestros viejos. Nuestros miedos nos mantienen evolucionando. Nuestras dudas son un nuevo injerto en la planta. Nuestras ganas de correr son nuestras ganas de viajar. Nuestras soluciones son para problemas naturales (de orden orgánico, social o cutural).

Cuando tengas dudas, sumérgete en la naturaleza. Allí están las respuestas.