Skip to main content

Escribir bien – Reseña del libro “On Writing Well” de William Zinsser

Este es un libro brillante que se concentra en lo que debería ser el factor más importante al escribir: reescribir.

Si tuviera una versión en castellano, se llamaría “Escribir bien”. Lamentablemente no la tiene.

Así que si quieres saber más del libro tendrás que leerlo en inglés o ver las traducciones de los pasajes más importantes que plasmo en esta entrada.

  • Lo que aprendí en pocas palabras: Escribir, condensar y ordenar deben ser nuestras prioridades como escritores.

Reescribir, la esencia de escribir

“Nadie le explicó a los escritores que la esencia de escribir es reescribir. Sólo porque estén escribiendo de manera fluida no quiere decir que estén escribiendo bien”.

“El piloto de la aerolínea que anuncia que está anticipando experimentar una precipitación considerable no se le ocurriría decir simplemente que puede llover. La oración es demasiado simple – debe haber algo malo con ella”.

“Pero el secreto de la buena escritura es reducir cada oración a sus componentes más limpios”.

La limpieza del lenguaje para comunicar mejor

Si estamos claros sobre lo que queremos decir ¿por qué no lo decimos? ¿qué necesitamos para que nuestros textos funcionen?

Desde que nos sentamos frente a una hoja en blanco nuestra misión es reducir a su mínima expresión la oración/párrafo/capítulo que comunica nuestro mensaje.

Al igual que los anglosajones, en Iberoamérica buscamos palabras menos coloquiales y oraciones más complejas para ser vistos como personas mejor educadas.

El problema de esta aproximación es que sacrificamos la claridad de nuestro mensaje.

“Un pensamiento claro se convierte en una escritura clara”.

“Los escritores deben preguntarse constantemente: ¿Qué estoy tratando de decir? A menudo no lo saben. Entonces deben mirar lo que escribieron y preguntarse: ¿lo he dicho?”.

“La mayoría de los primeros borradores pueden cortarse en un 50% sin perder ninguna información o perder el tono del autor”.

“Es increíble cuán seguido un editor puede echar fuera los primeros tres o cuatro párrafos de un artículo, o incluso las primeras páginas, y comenzar con el párrafo donde el autor comienza a sonar como sí mismo”.

“La escritura mejora proporcionalmente con las cosas que dejamos fuera que no deberían estar ahí”.

“Sorprendentemente a menudo un problema difícil en una oración se puede resolver eliminándola”.

“Una sucesión de pequeños párrafos es tan molesto como un párrafo que es demasiado largo”.

El estilo del escritor

La prisa que tenemos en publicar un texto es inversamente proporcional a la misma. Yo mismo soy una víctima: necesito publicar tan rápido como pueda.

El problema de esta aproximación es que no me tomo el tiempo necesario para hacer los arreglos estilísticos necesarios para darle una mejor consistencia a lo que publico.

Cambios de tiempos, el tipo de persona gramatical que usamos, y uso de verbos suelen ser los errores más comunes.

Si queremos mejorar como escritores debemos revisar lo que escribimos y tomarnos el tiempo que sea necesario para publicar algo con calidad.

“Si el lector está perdido, es porque el escritor no fue lo suficientemente cuidadoso”.

“No sólo son esos primeros párrafos impersonales y ornamentales; no dicen nada – son un intento consciente de crear un prólogo para sorprender”.

“Así como toma tiempo encontrarte a tí mismo como persona, toma tiempo encontrar tu propio estilo, y aún así tu estilo cambiará en la medida que te hagas mayor”.

“Ve al principio y reescribe para que tu tono y estilo sean consistentes de principio a fin”.

“Toma especial cuidado con la última oración de cada párrafo – es el trampolín para el próximo párrafo”.

“La narrativa es el método más antigüo e irresistible de mantener la atención de una persona; todos queremos que nos cuenten una historia”.

“La sorpresa es el elemento más refrescante en la escritura de no-ficción”.

“No digas que el presidente se fue de la empresa. ¿Renunció? ¿Se retiró? ¿Lo echaron? Sé preciso. Usa verbos precisos”.

“El trabajo en los apartados de un texto es un elemento sutil pero importante en la escritura de no-ficción en artículos y libros – es una hoja de ruta que le dice a tu lector cómo organizaste las ideas”.

¿Soy un escritor o soy un observador?

Al igual que el complejo lingüístico que refiero más arriba, donde usamos palabras y oraciones más complejas por parecer “más educados”, sucede que cuando escribimos tratamos de hacerlo lo menos personal posible.

Es parte del problema de la escuela periodística: no debemos dejar que nuestro texto sea influenciado por nuestra visión “humana” y debemos actuar como observadores.

Estoy de acuerdo con el autor en que nuestra voz es importante.

Mi acercamiento al blogging me ha curado de este mal académico y al leer este libro decidí comenzar a usar el “Yo” desvergonzadamente.

“Los escritores están obviamente en su estado más natural cuando escriben en la primera persona. Escribir es una transacción íntima entre dos personas, en papel, e irá bien siempre y cuando retenga su humanidad”.

“¿Quién soy yo para decir lo que pienso” se preguntan los escritores. “¿O lo que siento?” “Quién eres tú para no decir lo que piensas” Les digo. Sólo hay un “tú”. Nadie más piensa o siente en la misma forma”.

“Hacer que un escritor use “Yo” nunca es fácil. Ellos piensan que se deben ganar el derecho de revelar sus emociones o sus pensamientos. O que es egoísta. O que no es digno – un miedo que afecta el mundo académico.

“Véndete a tí mismo y el tema de tu texto ganará personalidad. Cree en tu propia identidad y en tus opiniones. Escribir es un acto de egoísmo, y deberías admitirlo. Usa esta energía para continuar”.

¿Sobre qué escribir?

Muchos de nosotros queremos escribir más y mejor, pero nos cuesta elegir un tema, o al elegirlo pensamos que puede llegar a ser demasiado fatuo.

“No hay tema que sea demasiado especializado o demasiado raro si haces una conexión honesta cuando escribes sobre el mismo”.

“Cada escritor debe seguir el camino que le parezca más cómodo. Para la mayor parte de los escritores aprendiendo a escribir, ese camino es la no-ficción. Les ayuda a escribir sobre lo que saben, observan, o pueden aprender”.

¿Quieres comenzar a escribir?

Este es el consejo que nos da el autor hacia el final del libro.

“Esto es lo que te sugiero. Ve a tu escritorio el lunes por la mañana y escribe sobre algún recuerdo que aún esté muy vívido en tu memoria. No tiene que ser algo largo – tres páginas, cinco páginas- pero debe tener un principio y un final. Pon ese episodio en un fichero y continúa con tu día. El martes por la mañana, haz lo mismo. El episodio del martes no tiene que estar conectado con el del lunes. Toma cualquier recuerdo que tengas en mente; tu subconsciente, al estar trabajando, comenzará a darte tu pasado”.

Dónde comprarlo