Skip to main content

Enseña a otros y genera olas de reconocimiento

Hace poco leí algo que me hizo pensar mucho: “las personas no nos conectamos a Internet con el fin de leer literatura, nos conectamos para aprender cosas”.

No estoy 100% de acuerdo con la afirmación, pero sí es cierto que enseñar y aprender es una de las transacciones más comunes y beneficiosas de Internet.

Las personas que afirman que “es muy difícil atraer tráfico a mi web”, es porque no entiende este simple hecho.

Si es primera vez que estás intentando atraer tráfico hacia tu web, enséñale a otros lo que sabes. Es la mejor táctica de marketing que existe. Te prometo que triunfarás.

Mi experiencia enseñando

Hoy es posible iniciar un negocio con tres potentes herramientas: tu cerebro, tus manos y un blog (atención: no dije que era fácil ni gratis, sólo dije que era posible).

Cuando comencé a escribir para web lo hice tomando en cuenta mi propio consejo. Me inicié escribiendo sobre lugares imprescindibles para turistas de visita por Lisboa en mi web lisboando.com.

Visto fríamente no estaba “enseñándole” nada a nadie en el sentido estricto de la palabra (como profesor y alumno), sin embargo, sí les estaba indicando dónde ir a comer, a descubrir cosas nuevas, y disfrutar experiencias como nadie más hasta ese momento lo estaba haciendo.

La información era valiosa porque era única y tenía voz propia. Luego me dediqué a replicar ese caso de éxito varias veces con diferentes destinos que hoy conforman mis guías de viajes.

Luego comencé a hacer lo propio con mi curso en Udemy, donde sí enseñaba en serio. No en vano el curso tiene más de 1.600 alumnos.

Desde Enero de 2017 me estoy  reinventando a través de este blog personal y sólo puedo confirmar lo que estoy diciendo: la vía es enseñar. En sólo tres meses tengo más de 4 mil visitas y casi 100 suscriptores.

¿Cómo lo he logrado? Si ves mi primer reporte trimestral, te darás cuenta de que los posts más leídos son precisamente los más dedicados a esta tarea.

Y estoy avanzando de una manera tan increíble, que ni yo mismo me lo creo.

Pero ¿cómo enseñar?

Yo también me preguntaba lo mismo.

Si lees mi post “Ser Famoso” te darás cuenta que el mensaje clave es “hacerte famoso enseñándole a otros cómo se hace”. Y el segundo mensaje es: “enseñar haciendo”.

Creo que todos nacemos con la capacidad de enseñar porque llevamos siglos de experiencias en el ADN. Recetas boca a boca, historias de generación en generación. Es algo que ya nos resulta natural. Tan sólo hay que añadirle nuestro propio toque. Luego ponerlo online.

A veces es tan simple como granar nuestras pantallas mientras hacemos lo que hacemos.

¿Hay mercado para enseñar en mi área?

Sin conocerte de nada, ni lo que haces, me atrevería a decir que sí.

No importa si eres un diseñador/a o una/un ama/o de casa.

Hay muchas formas de descubrir si es posible vivir de enseñar lo que sabemos. Muchas veces lo sabrás porque tú u otros se quejan de un vacío o de alguna característica faltante en algún nicho. Esto es generalmente una señal de que hay mercado.

Algunos ejemplos:

Como ves, hay para todos los gustos.

Así que la próxima vez que tengas ganas de iniciar un negocio online, enséñale a otra persona a hacer lo que haces a través de Internet.

Te irá muy bien.


¿Quieres saber cómo ser más conocido en Internet? Apúntate a mi mailing, que pronto escribiré más sobre este tema.

Trabajo sin atajos

Seth Godin es el autor sobre marketing más conocido del mundo. Tiene 15 años blogueando. DIARIAMENTE.

(Si tienes curiosidad, este es su primer post.)

Es un tipo al que admiro tremendamente.

Si no fuera conocido, y supiera hoy sobre esta hazaña, lo admiraría igualmente. Porque hay que tener bolas para hacer lo que él hace.

Él es mi benchmark (punto de comparación), y es por eso que me ha costado tanto abrir éste, mi blog personal.

En el mundo digital, una marca se construye día a día. Es una conversación constante. No se detiene nunca. Si tienes quince años blogueando y te detienes, tu marca muere.

Yo sé que por escoger este camino voy a tener que trabajar. Y mucho.

Una vida que merece la pena vivir

“Haz que tu vida sea una buena vida”. Le dí ese consejo hace más de 14 años. Y cada vez que me ve, me lo recuerda.

Una vida que vale la pena vivir es una vida sin atajos. Es una vida donde estamos entregados a lo que tenemos en este momento frente a nosotros. Trabajamos dándole valor a nuestros pares humanos. Somos conscientes del impacto de lo que hacemos.

El trabajo ocupa una gran parte de nuestras vidas. ¿Harás de tu trabajo un “atajo” o le dejarás al mundo el ejemplo de algo hecho con consciencia, corazón y legado?

Atajos como enfermedad crónica

Sé que estamos constantemente buscando atajos porque tengo más de siete años trabajando en marketing online, donde la búsqueda de atajos es una enfermedad crónica.

Todos quieren más tráfico, más rápido, con menos esfuerzo.

Muchos sacrifican su reputación en pro de la inmediatez.

Pero cuando veo dónde estoy en estos momentos, entiendo que los únicos aspectos de mi vida donde estoy mejor es en aquellos donde he invertido el tiempo necesario para estarlo.

En las ocasiones que intenté algún atajo sólo perdí tiempo. Algo así:

  • Atajo 1 = No funciona
  • Atajo 2 = ídem
  • Atajo 3 = ídem
  • Atajo 4 = ídem
  • ** Tiempo perdido = 1 año

Diferenciar atajos de automatización

Los atajos son intentos por hacer caminos largos más cortos.

Los atajos funcionan muy bien en el plano físico, pero no en el mundo de las ideas, desarrollo de marca personal, desarrollo de productos, etc.

En estos siete años también he aprendido sobre qué tareas vale la pena automatizar y cuáles no.

¿Cuáles no automatizar? Las que parecen ser un atajo.

No se automatiza la construcción de una marca, ni el SEO, ni el diseño, ni el mensaje, ni la misión, ni tu visión de proyecto.

En el mundo online no existen los atajos

Aunque existen raros casos de éxitos enormes en un corto período de tiempo, normalmente requirieron un trabajo intenso previo. A veces años de experiencia.

En mi caso considero puedo avanzar rápidamente con mi blog personal.

Pero no es casualidad. Es porque tengo experiencia.

Este es el tercer mes de mi blog y ya he tenido (sin inversión) más de 1.000 visitantes, 32 suscriptores, algunos ingresos (menos de 30$) y lo más importante: tracción. Acabo de iniciar un reto en el que están involucradas 15 personas. Es el inicio de algo grande.

Pero de nuevo, no es casualidad. Tengo mucha experiencia.

Este es el timeline de mi historial online es este:

  • 1998: aprendo HTML usando notepad y viendo códigos fuentes de páginas
  • 1999: Trabajo en mi primera startup (Loquesea.com RIP)
  • 2000: Monto mi primera startup con un amigo (Elflojo.com RIP)
  • 2001: Monto la segunda startup con el mismo amigo, una especie de Facebook venezolano (Pareonone.com RIP)
  • 2004: Dejo el mundo online para dedicarme al branding y guerrilla marketing
  • 2007: Me recibo de Comunicador Social con una Tesis sobre el viral marketing online (recibida con honores)
  • 2008: Trabajo en una startup en Londres al tiempo que profundizo en el SEO (Careerjet.com)
  • 2009: Monto mi primer blog de Turismo (Lisboando.com)
  • 2013: Creo mi primer curso online en Udemy
  • 2014: Vivo exclusivamente del trabajo que he hecho en turismo
  • 2017: Lanzo mi blog personal para enseñarte lo que sé sobre Ingresos Pasivos, Dinero, Filosofía, Empleo, y muchas cosas más que te ayuden a crecer.

Si todo sale bien y consigo una larga y sana vida, me leerás en este blog dentro de 10 años. Y dentro de 20.

Ya sé, porque lo he intentado, que los atajos en el mundo online no existen. Y por eso mi apuesta es a largo plazo.

¿Qué es un trabajo sin atajos?

Hace siete años comencé un blog que me llevó a crear otro, y después otro, y después otro. Hoy vivo de ése trabajo. Pero no hubo atajos (aunque los intenté).

En nuestras webs, 7 años después, recibimos el equivalente a dos estadios llenos cada semana.

Ningún atajo nos hubiera llevado hasta donde estamos.

La fórmula que funciona

Si quieres una única fórmula que funcione, es ésta, y toma tiempo, dinero, esfuerzo y dedicación:

Trabajo sin atajos = WIN

¡Suerte!


Si tienes un proyecto al que te has dedicado (sin atajos) enlázalo en los comentarios. Quiero conocerlo.

Vender en Internet para novatos

Este post lo publiqué inicialmente en medium

El problema de la mayoría de las personas inexpertas que están buscando ganar dinero con Internet, es que se enfocan demasiado en querer hacer dinero con Internet.

Internet no es una herramienta para hacer dinero. Es una herramienta de comunicación. De información. De crear puentes. De facilitar ideas. De comunidades. De branding. De alcance. Internet es muchas cosas. Pero no es una herramienta para hacer dinero per se. Y es allí donde los “nuevos” en esto de hacer dinero en internet meten la pata.

Desde el principio de la Era Digital sabemos que en Internet no podemos llegar como un vendedor puerta a puerta, con un producto en la mano, intentando venderla inmediatamente al que gentilmente nos abre la ventana a su mundo. Hacer algo así, en la Era Internet, es como cerrar la puerta de tus posibles compradores uno a uno. Y con el alcance de la red, esto significa cerrar miles de puertas por minuto. Este es el camino equivocado.

 

¿Por dónde debe comenzar un principiante?

Cada vez que un principiante me pregunta cómo crear una web para hacer dinero, intento persuadirlo de intentar otra cosa. De crear una comunidad, contenido genial, o si el tiempo es escaso y el esfuerzo a aplicar es poco, entonces al menos intentar viejas ideas comprobadas con ángulos novedosos.

Puedes validar tus ideas rápidamente con un grupo de Facebook, con amigos, enviado un email o probando publicidad online. O quizás quieres ser un poco más formal.

Alguien que quiere comenzar con algo más apropiado, como una web, puede abrirla web fácilmente. Herramientas hay miles. Con sistemas como Weebly,Wordpress o Wix, puedes crear cualquier tipo de web que quieras: un blog para crear una audiencia; una web de e-commerce para vender productos, tanto físicos como digitales; o una página para tu negocio. Y no tiene ningún tipo de complicación.

Tampoco te costará nada hacerlo si lo haces por tu cuenta (Weebly tiene una opción gratuita) y podrás tener un look profesional con muy poco conocimiento.

Pero de nada servirá que valides una idea y montes una web si no sabes lo más importante.


¿Cómo vender en Internet?

La mejor manera de vender en Internet es no vendiendo nada.

Es raro, lo sé.

En Internet, salvo casos muy raros, no queremos estar hablando de precios. Eso es lo último que miramos. No lo último, vale, pero no es lo más importante si el producto o servicio que estamos viendo soluciona nuestro problema.

Por eso es importante que la persona que nos está “no-vendiendo” sepa de lo que habla. Y que esté realmente enfocada en solucionar nuestro problema.

Cuando le enseñamos a las personas cómo resolver sus problemas, o las ayudamos lo mínimo para hacerlo, creamos un hilo de confianza. Y ese hilo se rompe si intentamos forzar una venta. Mientras el hilo continúe fuerte tu reputación seguirá en alta.

El mejor ejemplo sobre esto de “vender sin vender” es este mismo post. Una de las herramientas que recomiendo más arriba (weebly) tiene un enlace de afiliado en el que, si te registras y algunas vez contratas alguno de sus servicios de pago, yo ganaré una comisión. Pero en ningún momento te he intentado vender que te registres.

Aunque yo considere que es una de las mejores aplicaciones para “nuevos”, no quiere decir que no hayan otras. Por eso es importante que revises otras webs, y te convenzas de la mejor herramienta para tí y tus necesidades.

También es importante que sepas que, cuando intentas vender algo en Internet, tienes que darle a elegir a los usuarios. Y mostrarle, en la medida de lo posible, el abanico que tienen a disposición. Esto te posicionacomo alguien no invasivo, y si la venta no se realiza, en un futuro podrán regresar a tí sobre los temas en los cuáles te posiciones.

Por si no te has dado cuenta, te he mostrado 3 técnicas de ventas online en estos pocos párrafos. Y ninguno consiste en lo que la mayoría de las personas piensan que es “vender en internet”. Te las recuerdo:

  1. Solucionar problemas;
  2. No romper el hilo de la confianza;
  3. Dejar que el usuario elija.

Hay otras formas de vender de Internet

Hay cuatro formas de iniciarse en el mundo de las ventas online. Con todas las herramientas con que contamos hoy, ninguna de ellas es especialmente compleja.

Estas son las formas de iniciarse:

  1. Vender un producto o servicio (digital o no) propio.
  2. Vender un producto físico propio.
  3. Vender un producto o servicio (digital o no) de un tercero.
  4. Vender un producto físico de un tercero (via dropshipping, reventa o marketing de afiliados)

La que más le recomiendo a un principiante es la tercera. Porque no requiere stock ni atender clientes. La inversión es mínima y se pueden ver resultados en muy poco tiempo. Mis primeras ventas, de hecho, fueron con este tipo de productos y aún siguen siendo una parte importante de mi inventario digital.

A esta venta de productos o servicios digitales de terceros se les suele llamar “marketing de afiliados” o “affiliate marketing”. Y eso es algo que trataré en una segunda parte.