Skip to main content

5 razones por las que ser empleado es una mala idea

Muchas veces el empleo parece un tipo de “esclavitud” moderna.

Somos “entrenados” para actuar de una manera y obedecer ciertas reglas, tenemos un jefe (amo) al cual tenemos que reportarnos de diferentes maneras y que, además, es dueño de nuestro tiempo (nuestro collar está sujeto por un teléfono al que ¡cuidado si no respondemos a tiempo!); la empresa para la que trabajamos se queda con un gran pedazo de lo que generan nuestras labores para alimentar a otros empleados, inversionistas y jefes.

Todo esto sin hablar del pánico que nos da perder nuestro empleo para mantener a nuestra familia o nuestros gastos mensuales.

Somos esclavos modernos en busca de seguridad. Una seguridad que por cierto, ya nadie puede darte: el 47% del empleo está en riesgo de ser automatizado.

Entre el año 2003 y 2007 trabajé en una organización que no me pagaba un mejor salario porque “no estaba graduado”.  

Un factor que no afectaba en lo absoluto la calidad del trabajo que entregaba.

El único motivo por el que el dueño de esta empresa no me pagaba más era simplemente porque no le daba la gana.

Pero 4 años de una vida es mucho tiempo para haber sido subpagado. De hecho, suponiendo que tenemos 50 años para desarrollarnos como profesionales, es casi el 10% de una vida laboral

Para recuperar el tiempo perdido, tengo años ideando varios tipos de ingresos pasivos que generen un mejor flujo de caja para mi vejez y poder dejar un legado.

En lo personal, después de casi 9 años trabajando de manera independiente descubrí que ya no puedo ser empleado.

A estas alturas del juego, no soportaría que otras personas determinen cuánto valgo: cuando estás en una organización siempre habrán razones para pagarte menos.

Los motivos suelen ser varios: sociales, políticos, decisiones de negocios, etc.

Muchas veces el empleo parece un tipo de “esclavitud” moderna. Click to Tweet

1. Un negocio existe para hacer dinero, no para hacerte feliz

Las empresas tienen que crecer, y para crecer siempre van a buscar minimizar sus costes y maximizar sus ingresos, exprimiendo al máximo cada recurso: tú eres uno de ellos.

Nunca ganarás más que tu jefe.

Cuando se tiene un empleo, hay todo un entramado social / corporativo que puede detener tu carrera ascendente.

Para empezar siempre tendrás un jefe: si tú subes en la escalera corporativa, a menos que estés buscando un ascenso en otra área de la empresa, generalmente significa que tu jefe perdería su puesto, con lo que traspasar ese límite será todo un reto, en el cual tendrán que darse ciertas condiciones para ser posible.

2. Nunca alcanzarás tu potencial máximo

Conozco personas que están siendo “entrenadas/domesticadas” durante 5, 10 ó 15 años para reemplazar a sus jefes que “pronto” se retirarán.

Me parece una bonita forma de estructura empresarial, pero muy injusta.

¿Por qué detener la ambición de un individuo, sin permitirle alcanzar su potencial máximo?

¿Por qué detener tu crecimiento personal, profesional y monetario? ¿Por qué habrías de perder tu tiempo en una empresa que no sólo será dueña de tu tiempo, sino que además está tratando de empujarte hacia abajo para poder cumplir sus “objetivos”?

Otras personas evalúan tu trabajo, muchas veces sin asideros reales y en ocasiones de manera totalmente subjetiva que generalmente representan el interés personal.

Además, por algún extraño motivo, los peor pagados terminan haciendo el trabajo de los que tienen una mejor paga.

Nadie se queja de su trabajo y dice: “quiero ganar menos dinero“. Al contrario. Y muy pocas de esas personas les pagan lo que creen que valen.

En países como España, los niveles de insatisfacción laboral son de casi el 70%. Y el 25% de las personas refieren la remuneración como uno de los principales factores de esta insatisfacción.

Lo que es peor: 19% reporta querer mejorar su desempeño por miedo a perder el empleo. El miedo puede ser un buen motivador, pero no sé si en este ámbito sea lo mejor.

En mi caso en particular, hay años en los que puedo generar cinco veces más ingresos de lo que me pagaría el mercado local por realizar el mismo trabajo. Ya no tengo miedo.

3. Tu empleo será automatizado

Puede que tengas un empleo porque te parece más seguro. Y puede que lo sea en el corto plazo. O que quizás no conozcas alternativas. Pero en el largo plazo la historia suele ser otra: tu empleo será automatizado dentro de muy poco.

Uno de los motivos por los que los empleos serán automatizados es porque ya no existe la necesidad de tener una persona operando “el sistema” constantemente.

Un sistema automático suele ser más barato en el mediano-largo plazo, puede trabajar 24 horas, no crea sindicatos, no tiene vacaciones y no cobra meses extra, seguridad social ni fondo de compensación.

Para satisfacer la necesidad de innovación con la que se está moviendo el globo, eso significa entonces que muchas empresas tendrán que cambiar la forma como hacen sus negocios, y tendrán que invertir en sistemas para automatizar sus procesos.

En esa transformación perderán dinero, porque invertirán en nuevas y costosas tecnologías. Cuando la transición esté hecha, a menos que seas de vital importancia, serás despedido sin ninguna compasión o humanidad.

Otras empresas no darán el paso y no automatizarán sus procesos por miedo a lo novedoso. Es entonces cuando, para poder mantenerse competitivos (y poder pagarle a sus inversores), las empresas activarán tu miedo y te bajarán el sueldo “si quieres continuar en la empresa”. Esto, claro, hasta que quiebren o tengan que reinventarse.

4. El valor de tu hora de trabajo ≠ el valor de tu trabajo

Hay varios motivos por los que cambiar tiempo por dinero es una muy mala idea. El motivo principal es porque el valor que le das a tu hora de trabajo no tiene nada que ver con el valor real de tu labor.

Yo aún cometo la estupidez de cambiar mi tiempo por dinero. De las cosas más difíciles que hago es ponerle valor a mi hora.

Hay veces en que puedo tomarme 1 hora en revisar algunas cosas de mis diferentes negocios online y descubrir pequeños detalles que me generan una cierta cantidad de dinero anualmente. Generalmente se trata de ingresos de 3, 4 o 5 cifras.

¿Cuánto se supone que debo cobrar por hora? Veo muy difícil que alguien me pague 3 cifras de euros o dólares por hora. Porque todos queremos disminuir lo máximo posible el coste de lo que pagamos para poder minimizar el riesgo y verle un retorno positivo a nuestra inversión.

5. No trabajo, no dinero

El otro motivo por el que es una mala idea cambiar tiempo por dinero es porque sólo recibes dinero cuando estás trabajando.

Así que si vas a cambiar tu tiempo por dinero, es mejor que cobres muy bien. Dos o tres veces lo que crees que vale tu hora.

De esta manera podrás crear un buen colchón para entonces comenzar a crear nuevas herramientas que te permitan estar en una mejor posición dentro de algunos años.

OK! Me convenciste: ¡ya no quiero ser un empleado! ¿Qué hago ahora?

En lo que te sea posible, crea herramientas que te permitan ingresar dinero sin trabajar activamente.

Esta transición, según Robert Kiyosaki (y según mi propia experiencia también) generalmente se da así:

  • de empleado a freelancer
  • de freelancer a dueño de negocio y
  • de negocio a inversionista

Es cierto que muchas personas ni saben por dónde empezar. Pero es muy fácil: tan sólo piensa en la manera más fácil de seguir haciendo lo que haces en tu empleo y cómo lo transferirías a un elemento de valor que se pueda automatizar (eventualmente) a través de Internet.

Es cierto que te tomará algún tiempo y esfuerzo dar inicio a este tipo de transición, pero pronto valdrá la pena.

Pongamos el caso de este blog: en este momento genera cero euros (11/01/2017). Pero apuesto a que si sigo escribiendo posts como éste, que generan valor, te hacen pensar, te ayudan a crecer, a creer y te motivan a generar ingresos de una manera u otra recibiré más de lo que me hubieran pagado por escribirlos: bien sea a través de algunos de mis cursos o nuevos lanzamientos en el futuro, venta de nuevos infoproductos que tengo en mente, vendiendo quizás nuestros servicios de WordPress o a través de algún otro sistema de afiliados. No lo sé aún.

Las opciones son ilimitadas.

Con la ventaja de que es una inversión de tiempo hecha una sola vez, y el potencial de ingresos es ilimitado en la línea de tiempo (y cuyos derechos de autor puedo pasar a mi familia al morir).

No me gusta lo que dices.

Hace algunos días publiqué parte de este post en varias redes sociales y recibí varios comentarios. La mayoría con sentimientos encontrados.

Si te hace ruido este post, es un llamado de atención de tu propio espíritu para intentar escapar al engaño del empleo.

Si no sabes aún cómo escapar, o disfrutas lo que haces, quizás no es absolutamente necesario que lo dejes, pero es buena idea explorar múltiples ideas que te permitan crecer en otros ámbitos en caso de que tu empleo corra el peligro de la automatización o estés siendo terriblemente explotado por tu empresa.

Flavio Amiel

Soy un autodidacta empedernido. Después de 20 años desarrollando negocios online decido compartir todos mis secretos y reflexiones contigo. Puedes leer más sobre mi aquí.