Skip to main content

30 días escribiendo un post por día

Hace poco más de un mes que escribí que terminé el último reto de 30 días. Pero he estado algo agobiado por las noticias de Venezuela y algunas situaciones laborales y personales, y no había podido actualizar más.

Misión: la intención de escribir 30 posts en un mes era sumergirme por completo en la creación de contenidos que sentaran la base para hacer este blog crecer. Además de servir como un trampolín para darme a conocer en ciertos círculos.

Así que desde el 20 de marzo y por 30 días hicimos el reto de escribir 1 post x dia. Digo “hicimos” porque se creó un pequeño movimiento, con entusiastas que compartían las ganas por hacerlo, así que se convirtió en un experimento grupal.

Fue un gran ejercicio que me permitió encontrar temas para mi audiencia, descubrir las áreas en las que me muevo mejor y también las que podrían ser generadoras de ingresos.

Escribir a diario me ayudó a:

  • Identificar mejor a mi audiencia
    • Crear una estrategia de contenidos coherentes
    • Crear las bases para el crecimiento de mi blog
  • Crear una comunidad
    • Primeros fans

Algunos trucos para escribir a diario

Vencer a la resistencia (o auto-sabotaje)
Steven Pressfield cuyo libro “Turning Pro (convertirse en un profesional)” tengo como uno de mis preferidos, le llama a la “resistencia” todo aquello que impide que avancemos en nuestra labor como artistas: procrastinación, pereza, etc. El autor llegó al extremo de vivir como un ermitaño para completar sus primeros libros. Haz lo que tengas que hacer para escribir tu post diario. En mi caso fue pasar menos tiempo viendo redes sociales, dormirme más tarde de lo normal, e incluso dejar de hacer diligencias importantes para poder lograrlo.

Mantener una lista de temas pendientes
En mi caso tengo una lista de post pendientes, muchos de esos en borradores, otros en libretas de notas como los de la foto que ilustra esta entrada. A veces sólo miro ideas escritas, veo lo que más me apetece abordar en el momento y actúo sobre ello. El proceso a veces me puede tomar 30 minutos. Otras veces 3 horas.

Sacar temas de conversaciones de la vida diaria
Los posts más exitosos que escribí (puedes ver la lista en la captura de pantalla abajo) surgieron de conversaciones de la vida real. En el caso del post más leído, me di cuenta que le había explicado el mismo caso a varios amigos a lo largo de los años. Así que pensé que sería muy útil para la audiencia en general.

Algunos números del experimento

En el mes que duró el experimento casi tripliqué las visitas que había hecho durante los tres meses anteriores.

Número de post creados por todos los participantes

  • 198 – (puedes verlos todos online)

Durante el tiempo que duró el reto obtuve

  • 2676 visitas

Día con más visitas (27 de marzo)

  • 416 visitas

Post de mi blog con más visitas durante el experimento

 

Pros y Contras

Una de las ventajas de sumergirnos en esta actividad fue encontrar patrones de comportamiento entre mi  audiencia y sus interacciones con mis contenidos.

PROS

  • Se “calienta” la mano. Después de varios días escribiendo posts seguidos, comenzaron a salir todos muy fluidamente.
  • Es muy fácil encontrar nuevos temas, ya que se van haciendo ramificaciones de lo que hemos escrito, ayudados además por descubrir lo que le gusta a nuestros lectores.
  • Dejas una base para seguir trabajando tu blog en el futuro
  • Identificas rápidamente a tu audiencia

CONTRAS

  • Una de las quejas generales del grupo es que no salían posts con la calidad máxima posible.
    Comentario: me pregunto si escribiríamos al menos tantas cosas / ideas.
  • No hay tiempo para completar las ideas.
  • A veces se escribe por escribir. Quizás una de las peores cosas.
  • Puedes terminar “quemado”. Un poco lo que me pasó a mí, que no quise escribir más, hasta hoy.

Espero que este experimento te haya animado, sino a escribir diariamente, por lo menos hacerlo más seguido para sacar tu blog adelante.


En las próximas horas estaré anunciando mi próximo reto de 30 días. Irá en la dirección totalmente opuesta al último reto.

Agua limpia para una aldea

Casi desde el primer día que comenzamos el reto de 1 post x día estuve soñando con éste, el último post del reto.

No porque se iba a terminar el reto (bueno, en parte, sí jaja), sino porque cuando vi que había creado un pequeño movimiento (sin querer), comenté una idea con el grupo que tuvo buena acogida.

La idea es recaudar 350$ para darle agua limpia a una aldea a través de Charity Water, una organización sin fines de lucro que cambia el mundo llevando agua limpia a diferentes aldeas de lugares poco favorecidos.

La idea detrás de esta organización es tan simple, tan valiosa y tan barata que creo que no hay una mejor idea a la cual donar mi dinero.

Con este post termina un reto pero comienza otro. Y en este puedes participar.

¿Cómo puedes ayudarnos a cumplir con este reto?


No es primera vez que recaudo dinero para esta organización (lo hice en el 2012 por primera vez).

De esa vez, te quiero mostrar 7 motivos por los que donar a esta campaña:

  1. Muere más gente por falta de agua potable que por guerras en todo el mundo

  2. 90% de las muertes por diarrea (a causa de agua no potable) son niños menores de 5 años

  3. La diarrea es la primera causa de muerte de niños en el África Subsahariana (2da en el mundo)

  4. Mujeres y niñas son las encargadas de ir a buscar agua a sitios insospechados (con el peligro que esto representa)

  5. Los beneficiados pueden iniciar pequeños proyectos (huertos, etc.) para consumo propio

  6. Cada dólar invertido en agua se convierte en 4-12$ para la comunidad

  7. Incrementa el atendimiendo a clases (las niñas y los niños dejar de ir a clases para buscar agua)

El agua es algo que en el primer mundo damos por sentado, abrir una llave y tener agua para muchas otras personas es un milagro. Y estos últimos meses del año son para hacer milagros. ¿Te unes?


Muchas gracias por tu ayuda, en nombre de todos los que promovemos esta campaña.

Recaudadores: Amalia Correcher Calap, Amílcar Ortega, Carlos Jiménez, Eddie Godoy, Ed Villanueva, Flavio Amiel, Kike Garcia, Christian Korwan, Sergio Karakenio y Tania Uchasara

9 errores clásicos (y estúpidos) que no debes cometer en los negocios

“El hombre inteligente aprende de sus propios errores, el sabio aprende de los errores de los demás”

Arturo Adasme Vasquez


Si eres un autodidacta como yo, estoy seguro que no tienes ningún miedo en emprender. De hecho, si supiéramos muchas cosas que ignoramos cuando emprendemos probablemente no empezaríamos y sufriríamos de parálisis por análisis.

Afortunadamente, unos cuántos estamos un poco locos para ignorar los riesgos que corremos cuando emprendemos.

Para que no los cometas tú también, aquí te cuento cuáles son 9 de los peores errores que he cometido en mi carrera como emprendedor.

1) Levantar capital para probar un modelo de negocios

Es una mala idea tener capital para probar un modelo de negocios en larga escala. Acepté 50 mil dólares de un inversor angel que no pude convertir ese capital en las 7 cifras que pensé conseguiría según el plan de negocios que tenía.

Lección aprendida: se acepta capital sólo con un modelo de negocios ya rentable con la intención de escalarlo rápidamente.

2) No invertir en las herramientas necesarias

Otro error clásico es no hacer la inversión necesaria para tener las mejores herramientas para tu proyecto. Escatimamos muchas veces en diseño, escalabilidad, y recursos que podrían hacer una gran diferencia.

Me ha pasado muchas veces.

Cuando cinco años después decidí usar la versión paga de Semrush, mi tráfico (y por tanto mis ganancias) se dispararon. Me pasa cuando mejoro el diseño. Me pasa cuando pago por un trabajo bien hecho. Me pasa todo el tiempo. Y todas las veces me arrepiento del dinero que he perdido.

Lección aprendida: si ves algo en lo que puedas invertir que mejore el producto que entregas o te permita automatizar labores de tu empresa, no lo dudes. Invierte en ello.

 3) No actuar a tiempo

Una de las cosas que más demoré hacer y la que más daño hizo a mi organización fue no despedir a una persona a tiempo. Aunque tenía clarísimo que era algo que debía hacer, no sé qué pasó por mi cabeza: miedo, lealtad a una amistad, o qué.

Lección aprendida: Actuar a tiempo a veces quiere decir despedir a alguien, otras quiere decir contratar a alguien, comprar una herramienta, o cerrar un negocio. Lo importante es saber identificar cuándo hacerlo.

4) Dejar pasar oportunidades

Si se acaba de abrir una oportunidad en el mercado tómala. Haz toda la investigación que necesites, busca todos los números que puedas y saca una conclusión, pero hazlo rápido, y no dejes que pase demasiado tiempo.

Hace ocho años cuando llegué a Portugal he debido invertir en propiedades. No lo hice. Hoy el mercado inmobiliario está creciendo de manera astronómica.

Lección aprendida: Siempre habrá obstáculos en las oportunidades. Es normal. Si no los hubieran todos las tomarían (y si todos las toman, ya no son una oportunidad).

5) Estar demasiado cómodo

Estar cómodo es señal de estancamiento. Cuando estamos cómodos ignoramos la mayoría de los puntos de esta entrada: no actuamos a tiempo, dejamos pasar oportunidades, no invertimos en las herramientas necesarias, y creemos que estamos bien como estamos.

Lección aprendida: adopta un mindset de crecimiento. Siempre podemos crecer más. Y si no estamos creciendo, entonces estamos muriendo.

6) Gastar las ganancias 

Hemos trabajado duro para llegar a donde estamos y queremos recoger aquello que sembramos, pero es importante saber cuándo hacerlo. Nuestro negocio ¿podrá crecer sin ese dinero que le estamos retirarando? Si no hubiera tomado dinero en momentos cruciales de mi carrera emprendedora probablemente habría avanzando de 5 a 10 años de negocios en poco tiempo.

Lección aprendida: la reinversión es una de las tareas fundamentales en cualquier negocio. Reinvierte antes que nada.

7) Ser poco realista

Podemos pensar que “cualquier cosa es posible”. Lamentablemente no es cierto. Por más esfuerzos y ganas que le ponga, con 37 años es poco probable que vaya a la luna.

Lo mismo pasa cuando hablamos de los objetivos de nuestros negocios. Queremos tener millones de usuarios, o capital infinito en nuestras cuentas, pero hay que ser realistas. Trabajemos con los números que tenemos a mano, y pongámonos algunas metas difíciles, pero realistas.

Hace cuatro años pensé que llegaría a los números que tengo ahora en sólo un año. Menosprecié el esfuerzo y el camino para poder lograrlo. Esto trajo frustraciones y desgano. Si hubiera sido más realista podría haber hecho mayor énfasis en lo que tenía en ese momento entre manos y hubiera llegado más rápido a donde estoy ahora.

Lección aprendida:  ser realista te da mejores razones para trabajar que no serlo.

8) Trabajar sin ayuda

Trabajar sólo parece ser más fácil. Pero no lo es. Hace cientos de años las personas trabajaban en equipo. Era el estado natural de las cosas. No buscar ayuda es uno de los peores errores que cometemos en nuestros negocios.

Los diferentes puntos de vista le dan una plusvalía a nuestros negocios. Además, no podemos hacerlo todo solos.

Muchas veces nos da pereza trabajar con otras personas porque nos toma tiempo explicarlos qué y cómo deben hacer algunas cosas sin darnos cuentas que al cabo de un tiempo estaremos mejor.

Cuando comencé mis guías de viaje busqué ayuda inmediatamente para hacer nuevas guías. Esas personas me ayudaron a entender qué era necesario para hacer que el negocio fuese escalable.

Lección aprendida: Buscar ayuda tan pronto como puedas es un indicio sano de que tanto tú como tu negocio podrán crecer más rápidamente.

9) Tener demasiados proyectos entre manos

El trimestre pasado tenía 4 proyectos paralelos en mis manos. ¿Cuántos puse en marcha? Ninguno. ¿El motivo? Era simplemente inhumano poder atender todos esos proyectos al mismo tiempo.

Lección aprendida No eres superman. Un proyecto a la vez y te irá bien.


¿Quieres que te cuente sobre cómo llevar mejor tus negocios en el futuro? Apúntate a mi mailing que pronto escribiré más sobre este tema.

10 cosas que aprendí de la naturaleza este fin de semana

Este fin de semana, como te contaba en “diseñando un nuevo estilo de vida“, tuve la oportunidad de estar en pleno contacto con la naturaleza en el Parque Nacional Peneda Gêres, un parque protegido en Portugal.

De este paseo quiero apuntar varias cosas sobre la naturaleza para mi propia referencia. Las dejo en mi blog porque quizás te puedan ayudar a recordar cosas olvidadas.

∑Estas son las 10 cosas que aprendí de la naturaleza durante este fin de semana.

1) La comida sabe muy bien
Tu cuerpo está pidiendo energía a gritos. Y hay que dársela. No importa si es un pedazo de pan, una lata de atún o un vaso de agua. Todo sabe increíblemente bien. No hacen falta resaltadores de sabor.

2) Duermes como un bebé
Estoy convencido de que alguien con problemas del sueño debe pasar unos buenos días haciendo actividades al aire libre para retomar su ciclo natural sin medicinas.

3) Entras en contacto con tu verdadero yo
Los tres posts que escribí durante estos días fuera de casa fueron los que me salieron más rápidos y auténticos. Fueron estos:

4) Resuelves conflictos internos
No soy una persona religiosa. Y el contacto con la naturaleza es mi “sustituto” de la espiritualidad. Tengo meses pensando en cuál sería un posible hobby para mejorar mi higiene digital. Mi conflicto siempre ha sido buscar un hobby que se “acople” a mi día a día. Después de este paseo, creo que no importa mucho cómo lo logre, pero trekking y fotografía son el camino.

5) Aumenta la creatividad
Cuando estamos en una situación de “tiempo muerto” en la ciudad normalmente recurrimos al móvil. Pero hay tantos elementos con los que jugar en la naturaleza que resolverás hacer otras cosas. Eso seguro.

6) Trabajas la paciencia
La naturaleza se toma su tiempo para todo. Por ejemplo: si hoy está lloviendo probablemente necesites esperar hasta mañana para ver el sol. Así que necesitarás paciencia para lidiar con los elementos y hacer lo que quieres hacer.

7) Conectas con los tuyos
Si te sientes desconectado de tu pareja, o algún familiar, llévatelos un día a la naturaleza. La comunión con un lugar natural, la realización de actividades especiales (o diferentes) y la convivencia en circunstancias a veces pocos favorables, te ayudan a crear o renovar lazos afectivos. En la naturaleza hay que trabajar en equipo. Esto ayuda mucho.

8) Se acaban las prisas
En la naturaleza no hay prisas. Las distancias son largas, los caminos difíciles y las sensaciones intensas. Hay que hacerlo todo con calma. Hacer las cosas con prisas sólo te mataría más rápido.

9) Es un anti-estrés
Estar en contacto con la naturaleza es mi relajante 100% natural. Es el equivalente a irse de vacaciones e ir al gimnasio al mismo tiempo.

10) Todas las respuestas están en la naturaleza
Todo lo que nos rodea tiene un símil en la naturaleza. Nuestra casa es un árbol o una cueva. Nuestra tele son las pinturas de Altamira. La radio son los cuentos de nuestros viejos. Nuestros miedos nos mantienen evolucionando. Nuestras dudas son un nuevo injerto en la planta. Nuestras ganas de correr son nuestras ganas de viajar. Nuestras soluciones son para problemas naturales (de orden orgánico, social o cutural).

Cuando tengas dudas, sumérgete en la naturaleza. Allí están las respuestas.

15 minutos es todo lo que necesitas para tener un buen día

Algo muy extraño sucede cuando estamos de viaje: percibimos el tiempo de forma totalmente diferente.

La cotidianidad hace que el tiempo pase demasiado “rápido”, mientras que las cosas fuera de lo común nos hacen percibir que el tiempo pasa muy lento.

Así, dos o tres días de viaje parecen una semana. Son los días “buenos”. Una semana en cotidianidad, por el contrario parece poco tiempo: un período que pasa “demasiado rápido”.

En la cotidianidad, todos los días son iguales (o al menos muy parecidos) y parecen ser un sólo día.

Cuando estamos de viaje hay novedades constantes y podemos separar los días fácilmente, de acuerdo a lo que hicimos.

En pocas palabras, cuando estamos enfrentándonos a nuevas sensaciones, los días parecen ser “vívidos” “buenos” que “merecen la pena vivir”.

No pensamos lo mismo en el día a día.

Cada vez que revivo esta sensación, me recuerdo también que debo tener días diferentes todos los días.

Es por eso que trato en la medida de lo posible que ningún día sea igual.

Algunas veces voy al co-work desde donde a veces trabajo o me quedo en casa. Otras veces voy a un café a escribir o cancelo responsabilidades y me voy al parque con mi hija (como hoy).

Pero no siempre es posible desentendernos de nuestras tareas diarias.

A veces ni siquiera queremos.

O quizás nos estamos engañando con cosas que creemos que son demasiado importantes (pero que realmente no lo son).

Para esos días tengo una solución: tan sólo necesito 15 minutos haciendo algo fuera de lo común para que el día haya valido la pena. 

Algunas cosas que puedo hacer son coger un camino diferente, caminar por otras calles, conocer a una persona, hablar con un extraño, ver amigos de larga data, o dormir una siesta (una de mis cosas favoritas).

Normalmente 15 minutos serán 20. Luego 30 y cuando menos te lo esperes, habrás pasado una buena hora disfrutando de algo que normalmente no hubiera sucedido.

Pruébalo, y luego ven a contarme cómo te fue.

Enseña a otros y genera olas de reconocimiento

Hace poco leí algo que me hizo pensar mucho: “las personas no nos conectamos a Internet con el fin de leer literatura, nos conectamos para aprender cosas”.

No estoy 100% de acuerdo con la afirmación, pero sí es cierto que enseñar y aprender es una de las transacciones más comunes y beneficiosas de Internet.

Las personas que afirman que “es muy difícil atraer tráfico a mi web”, es porque no entiende este simple hecho.

Si es primera vez que estás intentando atraer tráfico hacia tu web, enséñale a otros lo que sabes. Es la mejor táctica de marketing que existe. Te prometo que triunfarás.

Mi experiencia enseñando

Hoy es posible iniciar un negocio con tres potentes herramientas: tu cerebro, tus manos y un blog (atención: no dije que era fácil ni gratis, sólo dije que era posible).

Cuando comencé a escribir para web lo hice tomando en cuenta mi propio consejo. Me inicié escribiendo sobre lugares imprescindibles para turistas de visita por Lisboa en mi web lisboando.com.

Visto fríamente no estaba “enseñándole” nada a nadie en el sentido estricto de la palabra (como profesor y alumno), sin embargo, sí les estaba indicando dónde ir a comer, a descubrir cosas nuevas, y disfrutar experiencias como nadie más hasta ese momento lo estaba haciendo.

La información era valiosa porque era única y tenía voz propia. Luego me dediqué a replicar ese caso de éxito varias veces con diferentes destinos que hoy conforman mis guías de viajes.

Luego comencé a hacer lo propio con mi curso en Udemy, donde sí enseñaba en serio. No en vano el curso tiene más de 1.600 alumnos.

Desde Enero de 2017 me estoy  reinventando a través de este blog personal y sólo puedo confirmar lo que estoy diciendo: la vía es enseñar. En sólo tres meses tengo más de 4 mil visitas y casi 100 suscriptores.

¿Cómo lo he logrado? Si ves mi primer reporte trimestral, te darás cuenta de que los posts más leídos son precisamente los más dedicados a esta tarea.

Y estoy avanzando de una manera tan increíble, que ni yo mismo me lo creo.

Pero ¿cómo enseñar?

Yo también me preguntaba lo mismo.

Si lees mi post “Ser Famoso” te darás cuenta que el mensaje clave es “hacerte famoso enseñándole a otros cómo se hace”. Y el segundo mensaje es: “enseñar haciendo”.

Creo que todos nacemos con la capacidad de enseñar porque llevamos siglos de experiencias en el ADN. Recetas boca a boca, historias de generación en generación. Es algo que ya nos resulta natural. Tan sólo hay que añadirle nuestro propio toque. Luego ponerlo online.

A veces es tan simple como granar nuestras pantallas mientras hacemos lo que hacemos.

¿Hay mercado para enseñar en mi área?

Sin conocerte de nada, ni lo que haces, me atrevería a decir que sí.

No importa si eres un diseñador/a o una/un ama/o de casa.

Hay muchas formas de descubrir si es posible vivir de enseñar lo que sabemos. Muchas veces lo sabrás porque tú u otros se quejan de un vacío o de alguna característica faltante en algún nicho. Esto es generalmente una señal de que hay mercado.

Algunos ejemplos:

Como ves, hay para todos los gustos.

Así que la próxima vez que tengas ganas de iniciar un negocio online, enséñale a otra persona a hacer lo que haces a través de Internet.

Te irá muy bien.


¿Quieres saber cómo ser más conocido en Internet? Apúntate a mi mailing, que pronto escribiré más sobre este tema.

Diseñando un nuevo estilo de vida

Hoy me desperté a las 09h30.

Me bañé, me vestí, preparé mi mochila, y partimos a Peneda Geres, un Parque Nacional en Portugal donde estaremos durante las próximas tres noches.

Es un viaje que está programado hace poco más de un mes. El proceso para decidir venir fue muy simple: venían las vacaciones de la escuela de mi hija durante la pascua y la única pregunta que tuvimos que hacernos es: “¿podemos ir?”. Como la respuesta es sí, entonces la respuesta a estas mini-vacacione es “Sí”.

Es algo que creo sería inconcebible de otra manera que no fuera como lo hago ahora.

Gracias a nuestros ingresos pasivos, no tenemos que que pedir “vacaciones” a ningún jefe ni tenemos que perder dinero por dejar de trabajar unos días (sin hablar de cómo podemos sacar provecho de varias situaciones financieras que te permite tener una empresa).

Esta tarde, después de almorzar y manejar durante 3 horas, llegamos a la casa que reservamos y aprovechado el silencio del lugar tomé una siesta. So good. Descansar, sin ningún tipo de preocupaciones ni notificaciones móviles por unos días. Una sensación fantástica.

Pero nada de esto sucedió a la mañana. Es algo muy calculado que me tomó su esfuerzo construir.

Hace poco, revisando mis notas de hace algunos años (2009), pude leer lo que en aquel momento consideraba un ideal: “viajar a donde quiera cuando quiera”.

Hoy ese sueño es real. Y no se trata sólo de dinero. En mi caso también había un problema de emancipación.

Pero no es que por viajar soy feliz. Lo que hago cuando viajo es lo que me hace feliz. Lo que me hace crecer (nuevas experiencias, riesgos, socialización, etc.) es lo que me hace feliz.

Lo que te hace crecer es lo que te hace feliz. Click to Tweet

Planificando tu estilo de vida

El estilo de vida que quieres está a tu alcance, pero tienes que trabajar dos o tres veces más de lo que lo haces ahora.

Tienes que tener muchas ganas de lograr tus objetivos, entenderlos bien y planificar para llegar a ellos.

Muchas veces nuestros sueños son mucho más fáciles de lo que parecen.

Diseñando un nuevo estilo de vida

Una de las partes más difíciles de diseñar tu estilo de vida es identificar lo que realmente te gusta. Lo que de verdad quieres ser, hacer o tener.

Uno de los grandes “peros” en el diseño de un nuevo estilo de vida parece ser siempre el dinero. Sin embargo suele ser lo más fácil de resolver.

Lo más difícil, realmente, es identificar lo que de verdad queremos.

Comprar algo es fácil. Se trata básicamente de una transacción. Lo difícil es encontrar algo que nos llene lo suficiente como para que ese esfuerzo extra, de dinero, merezca la pena.

Con el dinero, como hemos sido entrenados para pensar que la principal manera de hacer dinero es a través de un empleo,  tenemos que cambiar el switch y pensar en otras opciones.

Quizás tu sueño es tener un coche deportivo nuevo, o tener experiencias gastronómicas top, o simplemente viajar por el mundo.

Piensa en eso que quieres, busca el precio de lo que necesitas y trabaja para conseguir ese “extra” para conseguirlo (bien sea con ingresos pasivos, o algún trabajo extra).

Para viajar por el mundo no hace falta demasiado dinero. De hecho Antonio te cuenta cómo lo hace sin grandes dramas.

Muchas veces nuestros sueños son mucho más baratos de lo que pensamos.

Por ejemplo, un Porsche 911 Carrera usado te puede salir, el más barato usado, en 15 mil euros. Eso en un plazo muy largo (10 años) son tan sólo 200 euros extra mensuales, que será más alto en la medida que recortes años. No es nada imposible. Es sólo cuestión de encontrar ese financiamiento que además, es más económico que comprar un coche nuevo.

Seas un artista, un ingeniero o un empleado doméstico, hay múltiples opciones para generar ingresos extra. Es sólo cuestión de aprender más sobre el tópico y encontrarlo.

¿Qué necesitas para hacer el estilo de vida que necesitas?

  • Tener más tiempo
  • Tener más dinero
  • Tener más libertad
  • Tener más espacio
  • Tener más comodidades
  • Tener más lujo
  • Tener menos stress

Decide qué es lo que necesitas para mejorar tu estilo de vida. Luego trabaja por ello.

Mientras lo haces te tengo que dejar. Este viaje no será nada si no me levanto mañana a las 5 am a hacer fotos de un lugar especial al amanecer.


¿Quieres recibir más información para diseñar tu estilo de vida? Apúntate a mi mailing que pronto enviaré más información al respecto.